"Yo solo he venido a buscar las ovejas de la Bayit de Yisrael"

"Yo solo he venido a buscar las ovejas de la Bayit de Yisrael"

9/5/17

CUIDAD Y NO DAÑAD A LAS OVEJAS DE YAHSHUA

"CUIDADLAS Y NO DESTRUIRLAS, DICE YAHWEH"

Yejezqel/Ezequiel 34;  
Vino a mí palabra de Yahweh, diciendo: Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel (los que deberian cuidar a los yisraelitas); profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Yahweh Elohe: !!Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No deberian apacentar los pastores a los rebaños? Coméis la grosura, y os vestís de la lana de ellos (los frutos que las ovejas producen); la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas.” 
Ahora miren a todos estos, podríamos pasar literalmente horas en esto.
No fortalecisteis las débiles,” Esto es lo que los pastores deberían estar haciendo. “Ni curasteis la enferma;” Esto es lo que los pastores deberían estar haciendo. “No vendasteis la perniquebrada.” Eso es lo que debieron haber hecho. “No volvisteis al redil la descarriada.” Eso aparece una y otra vez, el descarrilamiento de las ovejas. “Ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia. Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado. Anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto; y en toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas, y no hubo quien las buscase, ni quien preguntase por ellas. Por tanto, pastores, oíd palabra de Yahweh: Vivo yo, ha dicho Yahweh Elohe, que por cuanto mi rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser presa de todas las fieras del campo, sin pastor; ni mis pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos, y no apacentaron mis ovejas; por tanto, oh pastores, oíd palabra de Yahweh. Así ha dicho Yahweh: He aquí, yo estoy contra los pastores; y demandaré mis ovejas de su mano.” 
Él les dice todo el tiempo: ‘Mis ovejas… Mis ovejas… Mis ovejas.’ “Y demandaré mis ovejas de su mano, y les haré dejar de apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a sí mismos, pues yo libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida.” Y entonces, Él continúa con maravillosas promesas en relación al Nuevo Pacto y las cosas que Él hará. Y no voy a leer todo eso, pero, si leen este capítulo entero, verán el trabajo del pastor.
Pero 
¿qué está llamado a hacer un verdadero pastor?
BUSCAR
Solo quiero darles cinco cosas aquí. 
Primero que nada, está llamado a buscar. Está llamado a buscar. Vemos que aquí esto aparece varias veces. Está llamado a buscar las ovejas perdidas en el sentido de los inconversos. Tienes eso en Silvano 15. El pastor va, deja las 99, y busca esta oveja hasta que la encuentre. Está llamado a buscar la oveja descarriada. MattiYah 18, en esa misma imagen, sólo que esta está hablando sobre personas, pequeños, que pertenecen a Yahshua. Yahshua, el Pastor, deja las 99 y va por aquella pequeña que está descarriándose. Yahshua hace eso. Eso es lo que un verdadero pastor debe hacer. Y entonces finalmente, él debe buscar a los que están dispersos. Tenemos esto en Yejezqel/Ezequiel 34, esta idea una y otra vez. Si tú miras, Si tú estudias esta cosa, habla acerca de las ovejas estando dispersas. Y el lobo viene y dispersa las ovejas. Y así, buscando las que están perdidas, las que se están descarriando, las que están dispersas.
 GUIAR
Hemos hablado de guiar las ovejas. ¿A dónde es que las guía? Una de las cosas importantes que la Kitbé HaKodesh enfatiza, sabemos que él las conduce hacia los pastos. Las conduce a la pastura, las hace descansar en verdes pastos (Tehilim 23). Pero una de las cosas importantes que Yahweh enfatiza en nyestro pastoreo, es conducir las ovejas al descanso. “En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce.” Y si tú miras a algunos de esos pasajes del resto de Yjezqel/Ezequiel 34, nuestro trabajo es conducir las ovejas de Yahshua al reposo; no dejarlas en pánico, sino llevarlas a donde ellas puedan descansar, a donde puedan descansar en Aquel que es el Pastor por Excelencia. Y eso es donde las labores productivas van a estar, en un lugar de descanso. Conducir al reposo y hacia los pastos (el alimento espiritual sano, limpio y sin contaminar); hacerlas 
QUE SE ALIMENTEN
Y esa es la tercera cosa.
Así que tenemos buscar, guiar, y alimentar. No conocimiento de La Kitbé teórico y abstracto, sino palabras saludables y nutritivas que edifiquen sus almas, y las ayuden en las luchas de la vida (SOBRETODO AYUDARLES A VIVIR LO APRENDIDO, PORQUE SOLO EL ALIMENTO NO HACE NADA). Shaul le dice a Timoteo: “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen servidor de Yahshua, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.” Bueno, si esto era cierto de Timoteo, entonces él va a tener que alimentar aquellas ovejas con palabras sanas; alimentarlas. Y AYUDARLES A PONERLA EN PRACTICA
Así que tenemos buscar, guiar, alimentar, y sanar. Cuidar de ellas. Sanarlas. Vendar las quebrantadas. Y ahí vamos de nuevo, nos tomaría horas, siquiera para mirar esos pasukim en Ezequiel 34, que tratan sobre vendar aquellas que están heridas y quebrantadas, y curar las enfermedades, etc. Yahshua dijo: “El Ruaj de Yahweh Elohe está sobre mí, por cuanto me ha ungido para sanar a los quebrantados de corazón.” Uno de los trabajos más gloriosos del pastor, es tener el privilegio de vendar ovejas lastimadas, quebrantadas, heridas, y llevarlas a descansar y reposar en pastos verdes. Eso es una cosa gloriosa.
Buscar, guiar, alimentar, sanar y proteger. En Maaser/Hechos capítulo 20, leemos, “Mirad por vosotros, y por toda la comunidad, todo el rebaño. Lobos rapaces entrarán en medio de vosotros.” Así que nuestro trabajo es protegerlas, no solo de los hombres, sino también de ataques demoníacos, ayudando a las ovejas a no tener miedo de nada.
YirmeYah/Jeremías 23:4, “Y pondré sobre ellas pastores que las apacienten.” Ahora, Yahweh está prometiendo pastores de nuevo para su pueblo. Él los levanta. ¡Qué promesa! Yahweh Elohe dice: “Levantaré pastores sobre mi pueblo y ellos las apacentarán, y no temerán más, ni se amedrentarán, ni serán menoscabadas, dice Yahweh Elohe”. ¡Qué bendición! Yahweh NOS DICE AMADOS MIOS: “Voy a levantar hombres que los cuidarán para que no tengan que estar más aterrorizados, no tendrán que tener miedo de nada ya”. ¡Es una promesa gloriosa! Ahí en Yejezqel/Ezequiel 34, no leímos esto, pero abajo en el pasuk 38 Yahweh dice: “No serán más por despojo de las naciones, ni las fieras de la tierra las devorarán; sino que habitarán con seguridad, y no habrá quien las espante.” No hay ninguna razón para que ninguna oveja esté viviendo con temor. Y parte del trabajo del pastor es ayudarlas y traerlas a un lugar donde no serán aterrorizadas ni tendrán miedo.
Bueno, ¿quién es suficiente para estas cosas? Nadie es, nadie puede hacerlo. Y sabemos que en todas estas cosas, tenemos que tener a Yahshua de nuestro lado. Pero ese es el encargo. Buscar las ovejas, guiar las ovejas, alimentar las ovejas, curar las ovejas, y proteger las ovejas. ¡Y cuánto necesitamos el Ruaj de Yahweh para ayudarnos a hacer eso!
RECORDEMOS TODA ESTA ENSEÑANZA EN LA BOCA DE YAHSHUA
Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él,” este hombre, que estaba en el foso, “y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose…” Esto es lo que Yahshua hace por cada uno de sus escogidos, “y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó a la kehilaj, a casa, al hospital o al mesón, una “lo llevó al mesón y cuidó de él. Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese.” Ahora, 
¿qué es lo que Yahshua hizo por cada uno de nosotros? 
Él vino hasta nosotros, en el foso donde estabamos, te pone en su propia cabalgadura, y te cura con aceite y vino, y te lleva a un mesón (al lugar donde verdaderamente pueden ayudarte y sanarte) y te pone en un grupo de creyentes, y le dice al posadero (al pastor, al moreh, al roeh): “Cuida de él, y lo que sea que cueste te voy a pagar cuando yo regrese.” Y esa es una cosa buena. A veces, tienes a esta persona aquí y él te está costando demasiado. Pero sabes que Yahshua lo llevó ahí para que tú cuidaras de él. Sólo esta promesa, que estas palabras penetren en tu mente, “Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese.” Esa es una cosa buena a recordar en tu trabajo como pastores del rebaño-

COMUNIDAD YISRAELITA DE YAHSHUA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todah rabah por su comentario.