14/4/17

SALVANDO EL MATRIMONIO YISRAELITA


.El matrimonio y la familia yisraelita.
TODOS los Mitzvot, testimonios y ordenanzas de la Torah tienen el propósito de fortalecer la vida interna de cada familia yisraelita y los principios sociales que marcarían el orden y la decencia en Israel incluyendo la apropiada relación ecológica entre el hombre y la tierra y entre el hombre y los animales. (שיעורים) ¿CUALES SON SUS HALAJÁ/ENSEÑANZAS?
hablaremos de La Kadusha del matrimonio y de la familia yisraelita.
DEBEMOS TENER EN MENTE la importancia de la Kadusha del matrimonio y de la unidad familiar yisraelitas. Aun en casos de guerra o cualquier circustancia.
EL TRATO A LA MUJER:
la mujer deberá ser tratada con TODO respeto y sin humillación. (amados ajim tengan esto siempre en vuestros corazones pues son ORDENANZAS DE YAHWEH NO DE HOMBRES)
EL TRATO A LOS BENEI/HIJOS:
Por otro lado, el primogénito no perderá nunca el derecho de su primogenitura por afectos paternales, sino que será siempre un principio a respetarse en Israel. En otras palabras mis ajim y ajotis, no debe existir favoritismo paternal entre los hijos excepto aquellos exigidos por la propia Torah como responsabilidades especiales dentro de la familia yisraelita.
En adición, la rebeldía de los benei deberá ser evitada a toda costa y los padres nunca deberán perder su autoridad sobre ellos. En el evento que así suceda, será la responsabilidad de los padres traerlo a los ancianos de la kehilaj para que hagan prevalecer el orden y la Shalom en cada familia.(solo en el caso en que los hijos esten el camino y sean de la asamblea de Yisrael pues los hijos que se fueron y no quieren ser parte de Yisrael o son mayores de edad, a ellos se les tomara su decision en cuanta pero solo en el Tribunal de Yahshua)
Por otro lado, para que los benei se levanten con puntos de referencia apropiados, a los yisraelitas A NOSOTROS AMADOS AJIM nos está PROHIBIDO intercambiar la ropa del hombre por ropa de mujer y viceversa.(esto es muy comun hoy dia en el mundo, pero NO DEBE SER ASI EN EL PUEBLO YISRAELITA)
PARA QUE TODOS LO ENTIENDAN:
EL VARON:
NO debe usar ropa que es de mujer ni la mujer usar ropa diseñada para los hombres."el que lee, entienda"
En virtud de este Mitzvot, el hombre no solamente debe serlo, debe parecerlo. ¿lo entienden? NOSOTROS NO SEGUIMOS MODAS DE NADIE sino que caminamos en todo momento a la luz de la Torah que es la Instruccion de Yahweh en nuestras vidas.
LA MUJER:
La mujer no solamente debe ser mujer sino debe lucir mujer, debe lucir femenina en su vestuario, en su vocabulario, en sus gestos y en sus funciones. "la que lee, entienda"
LA FIDELIDAD EN EL MATRIMONIO
Amados ajim, esto es de suma importancia tenerlo siempre en cuenta entre los yisraelitas:
El adulterio y la fornicación están prohibidos. Los benei de Yisrael debemos abstenernos de codiciar la mujer de nuestro prójimo y no ser nunca instrumentos para la destrucción de la unidad familiar.
AMADOS AJIM Y AJOTIS:
Todos estos Mitzvot pues, tienen el propósito de afirmar la importancia de la Kadusha del matrimonio y de la familia yisraelita y como nunca antes nuestra sociedad necesita revisar sus costumbres y prácticas a la luz de estas enseñanzas de la DAVAR de Yahweh.
Y SOLO ..........en casos extremos y por la dureza de nuestro corazón, permitió Mosheh el "sefer keritut" divorcio y de lo cual Yahshua habló que podria existir.
RECUERDEN ...........que el plan original de Yahweh no es la desintegración matrimonial sino la preservación de la familia tanto como sea posible, la pareja tiene que esforzarse por proteger siempre el matrimonio y a los hijos y el hogar.(ORDENANZA DE YAHWEH)
Si perdemos el matrimonio, perdemos la familia. Si perdemos la familia perderemos la sociedad.
Mids amados, una sociedad conformada por familias disfuncionales, por familias desintegradas, será una sociedad débil, enferma y sicológicamente desestabilizada y desestabilizante, en cambio, si los matrimonios son fuertes y los hogares sanos, tendremos una comunidad saludable donde cada vez será más difícil que aparezca el crimen, la perversión y la inseguridad.
Cuando vemos estas cosas en nuestras calles, estaremos cosechando los resultados del abandono de los sanos principios del matrimonio, el hogar y la familia según Yahweh.
Como KEHILAJ YISRAELITA debemos hacer todo el énfasis necesario en hacer de los matrimonios y de los hogares tan fuertes como los Mitzvot de Yahweh y tan seguros como la Palabra que sale de la boca del Creador.
REFLEXION Y ENSEÑANZA
Ciertamente, las instrucciones de la Torah nos dicen lo que Yahweh espera de nosotros pero no tienen poder para controlar los apetitos de nuestra carne y sujetar la fuerza del pecado escondido dentro de nosotros, así pues, se hace necesario que primero el poder del pecado sea quitado para que los Mitzvot puedan entonces ser obedecidos apropiadamente. Si le damos nuestro corazón a Yahshua Él nos lo transforma de uno de piedra a uno de carne para que entonces podamos realmente andar en sus caminos y guardar sus ordenanzas.
Como está escrito: "Os quitaré el corazón de piedra y os daré un corazón de carne para que andéis en mis caminos y guardéis mis preceptos y los pongáis por obra". (Yejezqel 36: 25-27).
RECUERDEN:
Sólo con un corazón cambiado podemos agradar realmente a Yahweh y hacer Su voluntad como está expresada en los Mitzvot.
APRENDAN, REFLEXIONEN Y COMIENCEN A CAMINAR EN LA BARUT TORAH DE YAHWEH.

UN MATRIMONIO DE EXITO

Para tener un matrimonio exitoso, tenemos que comprometernos totalmente. Tenemos que aprender a dar en todos los sentidos. Las donaciones superficiales y los gestos simbólicos, simplemente, son insuficientes para enfrentar la plétora de desafíos que ofrece un matrimonio normal.  Un elemento necesario para aprender a dar con dicha totalidad es considerar nuestros matrimonios como un absoluto, a nuestras esposas como compañeras.
Muy frecuentemente, un matrimonio atraviesa períodos difíciles, y tanto el marido como la mujer comienzan a tener dudas en cuanto a su cónyuge. "Podría haber elegido a alguien mejor". "Me tendría que haber casado con éste o con aquél". Las personas se sienten decepcionadas por el cónyuge y por el shadján (el casamentero). Piensan, "¡me tendrían que haber avisado sobre este notorio defecto!" Esta predisposición a bajar los brazos sin esperanza pareciera tener dos orígenes culpables. 
-El primero es la era en que vivimos. Esta es una generación de plástico y dado que tantas cosas de nuestra vida son descartables, ésto influye en la manera de ver el mundo. Como resultado, también vemos las relaciones, incluso el matrimonio, como algo descartable.

-La segunda razón por la que es probable que renunciemos a nuestros matrimonios demasiado rápidamente es porque nos cuesta reconocer que nuestro matrimonio es producto de Yahweh. Quedamos tan atrapados con los preparativos para la cita, el compromiso y el casamiento que empezamos a creer que nosotros estamos haciendo este matrimonio. Olvidamos que los matrimonios, en realidad, se hacen en el Shemayim/Cielo. 
Cuando nos casamos, hemos encontrado a nuestra compañera espiritual. Aunque a veces parezca imposible, es con esta persona con la que somos capaces de lograr todo nuestro potencial. Después del matrimonio, nunca debe haber un elemento de duda.

La mayor alegría que puede experimentar una persona es la resolución de una duda. Quizás, ésta sea una de las razones más profundas por la cual uno siente tanta simja/alegría al casarse. Pues en el día en que una persona se casa, se resuelve una gran duda. La gran pregunta acerca de "¿quién es mi compañera espiritual?" se resuelve. Un hombre debe relacionarse con su mujer con la firme actitud de "tú eres mi compañera espiritual". Un hombre debe ver a su esposa como si fuera la única mujer del mundo.

Esto se expresa elocuentemente en una de las berajot/bendiciones que se da en el matrimonio.  La simjá que uno siente al encontrar a la compañera espiritual se asemeja a la simjá que Adam HaRishón, el primer hombre, sintió al casarse. ¿Cuál es la semejanza? Tenemos que estar tan seguros como lo estuvo Adam HaRishón de que nos estamos casando con la mujer correcta. Así como Adam HaRishón se casó con la única mujer del mundo, un hombre tiene que verse a sí mismo como si se estuviera casando con la única mujer del mundo.

No obstante, existe la opción del divorcio. Cuando marido y mujer tienen una pelea, pueden tener la tentación de mencionar el divorcio como una forma de arreglar las cosas. Este es un terrible error, dado que cuestiona la permanencia de la relación. El divorcio se debe considerar sólo como ultimo recurso. El hecho de que marido y mujer sean compañeros espirituales significa que tienen el potencial para solucionar sus problemas. Son capaces de adaptarse a los defectos y a la idiosincrasia del otro. Esto sólo es posible, sin embargo, cuando hay una actitud de compromiso total y absoluto.

 LAS RELACIONES SEXUALES EN EL MATRIMONIO
Mis amados ajim: Shalom a sus vidas de parte del Eterno y de su Ben Yahshua nuestro Mashiaj:
Hoy quiero traer a estudio algo delicado que la mayoria de los moreh o roeh no traen nunca a estudio y no se si es por temor o por falta de conocimiento pero que es un grave problema en la familia, sobretodo en las parejas, lo cual esta trayendo separacion, y divorcios.
Tratare el Tema con la Torah en la mano, como siempre se debe hacer, buscando las respuestas en el Creador del hombre y asi declaremos lo que es bien y lo que no lo es.
Pido a Yahweh que me otorgue palabras para no herir a nadie sino para ayudar a todos los esposos y esposas que quienen llevar una vida sin temor, sin prejuicios sin tabues y sin mentiras arraigadas en el mundo.
El tema a tratar es
LAS RELACIONES SEXUALES DENTRO DEL MATRIMONIO.
Ustedes bien saben que hoy dia hay dos frentes, LOS DOS DESAJUSTADOS Y MAL ENCAMINADOS, con referencia a la SEXUALIDAD EN EL MATRIMONIO.
-Uno es la corriente de permisibilidad, de busqueda del sexo a cualquier coste, sin importarles lo que Yahweh ordena y vaciando a si su conciencia de mitzvot que hablan de ello cayendo este mundo en la perversion y el mal camino.
-El otro es el del puritanismo, el que enseña que todo en el sexo es malo, es pecado y se abtienen de dichas relaciones en la pareja por considerarlo como PECADO olvidando que es Yahweh quien instituyo y creo nuestros cuerpos con esa atraccion que solo es VALIDA EN EL MATRIMONIO.
Estos dos extremos han llevado al mundo a la destruccion por usar o no usar el sexo DE LA FORMA ORDENADA POR NUESTRO MISMO CREADOR.
Estas dos vertientes han llevado a las parejas al divorcio y a pecar contra la misma Torah de Yahweh.
Tratare el tema con delicadeza esperando que nadie se sienta ofendido porque mi intencion no es HERIR, SINO ENSEÑAR PARA PODER CAMINAR A LA ALTURA DE LA MISMA TORAH.
¿Cómo entiende la Torá el deleite de los placeres físicos en el matrimonio?
AMADOS MIOS:
La Torá no está de acuerdo con la noción de una lucha irreconciliable entre lo físico y lo espiritual, y de hecho es, inequívoca en su rechazo a esta filosofía. Por el contrario, la Torá sostiene que, si se usa del modo apropiado, lo físico se convierta en una ayuda indispensable para obtener grandeza espiritual. Esto se consigue de dos maneras:
-En primer lugar, la actividad física es mucho más efectiva al grabar una ideo dentro del alma que lo que una contemplación intelectual sola podría ser. Casi todas las mitzvot incluyen el uso de algún elemento del mundo físico para servir a Elohe. Nuestro trabajo es tomar los obsequios de este mundo y elevarlos a la altura de la santidad.
-En Segundo lugar, la Toráh ve al goce del placer físico como algo deseable, ya que cada placer provee una oportunidad de sentir y expresar gratitud con El que creó y nos brindó este regocijo.
La visión de placer de la Toráh difiere dramáticamente de aquella predominante en la sociedad occidental. La sociedad occidental premia al placer y dirige mucha de su energía, imaginación y recursos hacia su persecución. Las obligaciones y responsabilidades son vistas como el precio que uno tiene que pagar, ciertas veces, para obtener placer.
La Toráh también valora el placer; pero con una diferencia significante. Los deberes y las responsabilidades no son el “costo” inevitable para el placer. Más bien, el placer es un producto derivado bienvenido que acompaña el cumplimiento apropiado de muchas de las obligaciones otorgadas por Yahweh Elohe. En dichas instancias, el placer introduce una obligación (en realidad, una oportunidad) para sentir y expresarle gratitud al Dador de todos los placeres. Pero el placer no es lo primario, nuestras responsabilidades hacia Elohe lo son.
La visión de sexualidad según la Toráh, es una perfecta ilustración de la actitud general de la misma hacia lo que respecta el mundo físico y sus placeres. Las relaciones físicas entre marido y mujer están hechas para ser placenteras. El hecho de tener relaciones maritales es un cumplimiento de dos mitzvot separadas.
¿CUALES MITZVOT?
– pru u’rvu (procreación) y oná (la intimidad marital en sí misma).
¿Cuál es la actitud de la Torá hacia la intimidad sexual?
Hay un concepto erróneo difundido acerca de que la Toráh ve a la intimidad sexual como algo inherentemente negativo. De acuerdo a esta noción, Yahweh insufló dentro nuestro el deseo de la intimidad sexual sólo para asegurarse de la propagación de la raza humana. Por esta razón, la Toráh permite la intimidad marital. Pero ya que esto es, en el mejor de los casos, un compromiso incómodo, es restringido con sumo cuidado. Esta aversión es expresada, por ejemplo, a través de la prohibición de la Toráh de las leyes de nidá, las cuales restringen el contacto sexual entre marido y mujer significantemente. De manera similar, las halajot que regulan la intimidad de la pareja busca, mientras sea posible, minimizar y alejar la atención del goce del acto sexual en sí mismo. (Esta adversion es reflejo del pensamiento rabinico NO DE YAHWEH por tanto no debe tomarse como guia para ABTENERSE DE LAS RELACIONES PLACENTERAS EN EL MATRIMONIO, pues es un desvio que es contrario a la misma Torah.)
Como he dicho amados ajim y ajotis, esta línea de pensamiento es obviamente falsa y fundamentalmente TORATICA. Es cierto que la Toráh ve a la procreación como el aspecto central de las relaciones matrimoniales. Pero también es claro, por muchas oraciones en la Torá Escrita , que éste no es el único propósito de la intimidad. en ella, por ejemplo, protege el derecho de la mujer a tener satisfacción sexual en situaciones en las que el embarazo claramente no es un objetivo o posible resultado. Tanto una mujer embarazada, una mujer que está en el período de lactancia como una mujer que físicamente es incapaz de concebir, a todas ellas se les otorga la misma protección de la Torá así como aquellas mujeres las cuales tienen un máximo potencial para concebir.
Más aún, las leyes son como algo que enriquece las relaciones íntimas dentro del matrimonio, y no como algo que las niega.
¿Cuál es la conexión entre el placer de la unión física y la emoción del amor?
-El término para esta relación que es la más íntima entre una pareja es “devek” (lit., unión, conexión). La Toráh nos ordena: “Por lo tanto, el hombre deberá abandonar a su padre y a su madre y adherirse (“davak”) a su mujer” (Breshit 2:24). Desde la perspectiva de la Torá, el placer de la intimidad marital sirve a la función positiva de maximizar el vínculo entre marido y mujer.
Davak (Breshit 2:24) enfatiza que el matrimonio causará una unión emocional, no solamente física, entre marido y mujer. El deseo de establecer una cercanía emocional representa la desaprobación hacia ciertos comportamientos, tales como pensar sobre otra persona cuando uno está teniendo relaciones con la pareja, consumar relaciones cuando uno se encuentra borracho, o tener relaciones sin un consentimiento mutuo. En estas situaciones, el placer físico se ha despojado del componente emocional el cuál produciría el devek. Esto es exactamente lo que la Toráh no quiere que ocurra.
Por otro lado, la santidad sexual, que transforma la experiencia de un acto físico de auto gratificación sexual en un acto espiritual de preocupación y consideración caritativo, se alcanza mejor a través de la maximización del placer de la pareja durante la intimidad.
Esta lección es un pequeño resumen de un tema delicado y sumamente complejo.
Debemos ajustar nuestro pensamiento al pensamiento de Yahweh y no rechazar en el matrimonio algo que el mismo Creador del Matrimonio ha hecho para disfrute.
Todo esto mis amados ayudara a evitar adulterios, desviaciones y pecados mucho mas graves, pues estaremos supliendo a nuestras parejas, el orden establecido que es completo amparado por nuestro Elohe Yahweh.
NO SON MALAS LAS RELACIONES SEXUALES, NO ES PECADO siempre y cuando se hagan dentro del vinculo del matrimonio TODO LO QUE SE SALGA DE AHI, ES PECADO...
El esposo deber dar el debito conyugal a su esposa, amarla, cuidarla, protegerla, mimarla, acariciarla en su intimidad Y ESTO BAJO NINGUN CONCEPTO ES PECADO.
La esposa debe tratar a su esposo de la misma manera, pues los dos SON UNA SOLA CARNE.

  
UN EJEMPLO DE "MATRIMONIO"
"YOUSSEF Y MIRYIAM:
El shelujim (apóstol) Mattityahj (Mateo) nos cuenta, al relatar el nacimiento de Yahushua, cómo su padre Youssef (José) estuvo a punto de divorciarse de su esposa Miryiam (María) cuando se enteró de que ella estaba embarazada y que el hijo que ella esperaba no era suyo.
Imagínense que gran escándalo se fraguaba en su mente.
Muchos creyentes (sobretodo en la iglesiandad) siempre se han sentido desconcertados por el dramático momento que le tocó vivir a la familia kodesh, y se han preguntado: ¿Dudó realmente Youssef de la honestidad de su esposa? ¿Pensó que le había sido infiel con otro hombre?
¿Cuánto tiempo vivió torturándose en silencio, sin saber que el niño que ella llevaba en las entrañas venía del Ruaj Ja Kodesh, hasta que un ángel le contó la verdad? ¿Y por qué Miryiam no se lo dijo, si nadie le había prohibido hacerlo? ¿Por qué Yahweh sólo le anunció a ella lo del embarazo virginal, y no a Youssef? ¿Sólo para mortificarlo? ¿Y por qué Youssef quiso abandonarla en secreto?
Para poder entender las respuestas a todas estas interrogantes, debemos primeramente tener en cuenta las costumbres matrimoniales de aquella época. Los yahudí (judíos) solían casarse temprano: a los 18 años los varones y a los 13 las niñas ya podían darse en matrimonio. Por tratarse de una edad tan prematura, la elección de la pareja corría por cuenta de los padres. Pero sí se daban algunos casos en los que los jóvenes elegían a sus futuras novias.
Concretada la elección, se realizaba la primera fase del matrimonio, llamada por los rabinos “kadushím” (que significa consagración). Esta era una especie de compromiso formal, llamado el período del "desposorio" en el que la muchacha quedaba consagrada para siempre a su novio, pero todavía no podían vivir juntos debido a la corta edad de la joven, y a que los futuros esposos casi no se conocían.
Youssef(Jose) era el prometido de Miryiam según la costumbre de Yisrael y de la descendencia de Abrahjam, en la cual la mujer era prometida acabando su niñez y normalmente contraía matrimonio durante su pubertad, mientras que el hombre se casaba en su adolescencia.
El matrimonio se celebraba en dos partes, siendo la primera el compromiso, el cual tenía valor de matrimonio aunque la mujer seguía habitando con sus padres y no podía ser roto sino por el repudio, y siendo la segunda parte la cohabitación, la que sucedía al cabo de un año más o menos.
El período del “kadushim” duraba generalmente ese previo año, tras el cual los jóvenes eran considerados ya verdaderos esposos, a tal punto que si ella llegaba a unirse en este tiempo a algún otro hombre se convertía en adúltera; y si llegaba a morir, el muchacho era tenido por viudo. Así de serio era el desposorio, queridos míos.
El repudio debía hacerse según la normativa de Deut. 24, 1-4, pero en el caso de un embarazo con otro hombre, el acto hubiese sido interpretado como adulterio y por lo tanto se debía aplicar la lapidación (Dt 22, 21).
Transcurrido el año del kadushim” se efectuaba la segunda parte del matrimonio, llamada el “nissuín”, en la que luego de una gran fiesta, que duraba varios días, la joven era conducida en procesión a la casa de su esposo para que comenzaran a vivir juntos.
Youssef el carpintero era el prometido de Miryiam, aunque el evangelio emplea la palabra griega "tekton" que admite también otras acepciones, como obrero o artesano. Según la costumbre de Yisrael, en la cual la mujer era prometida acabando su niñez y contraía matrimonio en su pubertad, mientras que el hombre en su adolescencia, Youssef esperaba durante el período de kadushim (desposorio) para desposar a su prometida. Debió, pues, de haber sido entre el “kadushim” y el “nissuín”, es decir, entre la primera y la segunda fase del matrimonio, cuando Miryiam quedó embarazada del Ruaj (Espíritu) Ja Kodesh. Durante este período es que Miryiam sorpresivamente queda encinta y Youssef, todavía desconociendo los pormenores de su embarazo, decide repudiarla (Matt, 1:18-19), pero como era Youssef "justo" decide hacerlo en secreto.
¿Qué sucedió entonces entre los futuros esposos? No lo sabemos. Mattityahj (Mateo) ciertamente no lo dice, tal vez porque sea irrelevante o porque sea algo que "por sabido se calle." Ambos habrán sufrido muchísimo, como cualquiera dos humanos que enfrenten tal situación. Sólo podemos imaginar el drama que vivió Youssef, atormentado por las sospechas de infidelidad de su esposa, angustia ésta que Yahweh por algún motivo no tuvo la iniciativa de ahorrarle. Tal vez Yahweh lo estaba "llamando a través de muchas aflicciones." Y no podemos ignorar las penurias de la joven Miryiam, que veía sufrir a su esposo, pero callaba porque tenía miedo de no ser comprendida y falsamente acusada de adulterio para ser lapidada.
Llegamos, así, al punto más obscuro y misterioso de todo el asunto. ¿Por qué al fin Youssef decide abandonar a Miryiam, dejándola sola y expuesta en el peor momento de su vida? Matatityahj dice que porque él era “justo”.
Pero ¿qué tiene que ver su justicia con el hecho de abandonar a su mujer? Ese era SU DEBER como hombre recto, amados míos. Youssef tenía que cumplir la Torah (Instruccion). Pero dado que no estaba seguro del adulterio de su prometida de alguna manera tenía dudas decidió repudiarla en secreto. Tal vez para que la gente pensara que el hijo era suyo. La razón que fuere no la sabemos, pero parece que algo le decía a él que no debería provocarle la muerte por lapidación.
Esto se deduce del modo como vimos que Mateo comienza su relato. Éste decía: “ "El nacimiento de Yahshua Ja Mashiaj fue así: Miryiam estaba comprometida con Youssef. Pero antes de que ellos empezaran a vivir juntos ella se encontró encinta por el poder del Ruaj JaKodesh (Espíritu Santo)”."
O sea que Mattityahj empieza dando tres informaciones: 1) que Miryiam estaba comprometida con Youssef; 2) que no vivían juntos; y 3) que ella quedó embarazada del Espíritu Santo.
Nosotros normalmente suponemos que Youssef sólo conocía dos de estos datos: el primero y el segundo. Pero no el tercero. ¿Y por qué no?
¿Por qué, si Mateo enumera juntos los tres datos, y luego presenta a Youssef analizando este dilema, él va a saber sólo dos de esos datos? Es hasta cierto punto lógico que, según Mateo, Youssef conociera las tres informaciones. Tal vez Miryiam le había jurado no haber estado con otro hombre! Tal vez Miryiam le contó el sueño que tuvo respecto a su embarazo, y sobre como y de quién quedó encinta!
¿Cómo supo Youssef del embarazo virginal de su mujer? El apóstol Mateo no lo dice. Pero él tampoco dice cómo se enteró Miryiam (Lucas es el que cuenta que la anunciación fue por medio de un ángel de Yahweh). Por lo tanto, es posible pensar que para Mateo ambos se enteraron de la misma manera.
¿Por qué un ángel le avisa en sueños a Youssef que el hijo que Miryiam espera es del Espíritu Santo, si él ya lo sabía?
En realidad las palabras del malakj/ ángel están algo mal traducidas en las Biblias. En efecto, éstas suelen decir:
"Youssef, no tengas miedo en tomar contigo a Miryiam, tu esposa, porque lo que ella ha concebido viene del Espíritu Santo. Dará a luz a un hijo, a quien pondrás por nombre Yahshua." ” Pero muchos estudiosos afirman que las partículas griegas “gar” y “de”, que aparecen en esta frase, no hay que traducirlas al castellano como “porque, ” sino como “porque si bien”. De ese modo, el mensaje del ángel cambia totalmente, y quedaría así: “
"Youssef, no tengas miedo en tomar contigo a Miryiam porque, aun si bien lo que ella ha concebido viene del Espíritu Santo, dará a luz a un hijo a quien tú pondrás por nombre Yahshua."”
Por lo tanto, de acuerdo a esa traducción, lo que el ángel le informa a Youssef no es propiamente el origen divino del niño (cosa que muy posiblemente él ya lo sabía o lo habría escuchado de Miryiam aunque no lo hubiere creído totalmente hasta el ángel no habérselo confirmado), sino que el mensaje era que él debería de quedarse con Miryiam para desposarla y ponerle el nombre al niño (cosa que él no sabía y necesitaba saber).
El malakj evitó que Youssef repudiara (divorciara) a su prometida, probando así que antiguamente una pareja comprometida pero aún sin haber contraído las nupcias, se podía divorciar legalmente.
Ahora sí, con esta nueva perspectiva, tratemos de entender las palabras del relato de Mateo.
Youssef y Miryiam, dos jóvenes israelitas específicamente de la Casa de Judah de 18 y 13 años respectivamente, estaban comprometidos. Habían concretado la primera fase del matrimonio, es decir, el “kadushim (consagración), y esperaban pronto poder ir a vivir juntos una vez que se cumpliera el plazo estipulado...
Pero en el entretiempo Miryiam resultó escogida por Yahweh para ser la madre de su divino Hijo. Enterado Youssef, posiblemente por boca de su propia futura esposa, se encontró frente a un serio problema: Youssef había elegido a Miryiam para sí, para que fuera su esposa, la madre de sus hijos, su compañera. Pero ahora Youssef se da cuenta de que Yahweh también se había fijado en ella, y también Él la había elegido como madre de su Hijo. ¡Tremenda encrucijada que Youssef estaba afrontando!
¿Acaso podría Youssef competir con Yahweh por el amor de una muchacha? ¿Podría un hombre mortal tener a Yahweh como contrincante?
No, de ningún modo. Tampoco Youssef podría apropiarse de un hijo que no era suyo, sino que venía del cielo, sin el expreso consentimiento de Yahweh. Hubiera sido una injusticia. Como ¨hombre justo,¨ ¡Youssef necesitaba algún tipo de testigo...algún tipo de confirmación de que lo que Miryiam decía era cierto, y de lo que su mente le decía que él debería de hacer!
Aquí, entonces, se aclara la decisión de Youssef. Debido a que él era justo no queriendo apoderarse de un hijo que le pertenecía a Yahweh, y viendo además que Yahweh había elegido a la misma mujer que él para iniciar el plan de salvación resuelve dejar a su esposa libre del compromiso que habían contraído, y divorciarse en secreto. (ADVERTENCIA A LOS HEREJES MESIANICOS QUE ESTAN DICIENDO QUE YOUSSEF ERA EL PADRE BIOLOGICO DE YAHSHUA,,error tremendo que ha propagado el enemigo del evangelio, los yahudí ortodoxos (Yudah) ¿porque si hubiera sido asi, porque toda esta cuestion que relata la escritura?)

Y así ya lo había decidido él queridos míos, cuando en sueños posteriormente se le presenta aquel ángel y le dice que no tenga miedo (es decir, reparos) en tomar a Miryiam como esposa (es decir, celebrar el “nissuín” con ella). Porque si bien el hijo que ella espera viene de Yahweh, él le pondrá el nombre de "Yahshua" (salvacion de Yahweh) cuando nazca.
Aun cuando ella ha sido elegida para Yahweh, él también ha sido elegido él también forma parte del plan de salvación de Yahweh al que popularmente llamamos el Plan Maestro Kodesh.
¿Y cuál es su misión en todo esto? ¿Cuál será su rol específico?
Deberá ponerle el nombre al niño, es decir, considerarlo como suyo, asumirlo como propio. Nada mas, y nada menos, queridos míos. Porque al ser él descendiente de la familia del rey Dawid, si Youssef lo adoptaba como su hijo, podía convertir a Yahshua en un “descendiente” de Dawid, en un “hijo de Dawid”. E introduciéndo a Yahshua en la genealogía de Dawid, se cumplirían las profecías anunciadas sobre Él.
En conclusión, amados hermanos y hermanas míos y de Yahweh, Miryiam y Youssef amaron a Yahweh "en equipo." Se "santificaron" juntos. el uno con el otro. El uno gracias al otro. Ambos estuvieron juntos desde el principio, decidieron darle aal niño todo lo que necesitaba. Por eso hoy día, en que tantas familias atraviesan momentos de crisis, en que muchos matrimonios se derrumbanpor todos lados, y que la "iglesiandad" casi no dispone de modelos conyugales verdaderamente kodesh dentro de sí, nos conviene a todos recordar a Youssef y su paciencia y benevolencia, a quien Yahweh quiso llevar a kadushá en familia, unido para siempre a Miryiam.
 "LAS BODAS ISRAELITAS"
Amados ajim y ajotis hoy os quiero trater este pequeño estudio sobre como se celebraban las bodas israelitas en el tiempod e Yahshua y os comparto esto por referencia a algunas peticiones de los ajim sobre este tema. Shalom a todos vosotros.
"EL MATRIMONIO EN TIEMPOS DE YAHSHUA"
Historia:
La elección de la respectiva pareja no era hecha por el individuo en cuestión (novio o novia) sino por la familia, generalmente, por los padres o abuelos, quienes escogían el futuro cónyuge de su hijo o hija, siempre entre los israelitas, dentro de la comunidad israelita. (Hoy dia no se hace asi, sino que son la misma pareja quien elije a su pareja y lo hacen por ahavah)
Este tipo de elección de la pareja por parte de los padres, tiene un reflejo el significado de las palabras novio “jatan” o novia “kalá”, cuyo significado inicial eran el de “yerno” y “nuera”, respectivamente. Lo mismo ocurría con el término matrimonio “lehijatén”, que venía a significar: unión de dos familias por el matrimonio de alguno de sus miembros.
Las costumbres antiguas de las bodas israelitas son bastante difíciles de determinar, según los expertos. No disponemos más que de referencias dispersas y fragmentarias que nos impiden configurar una visión completa.
Nosotros debemos seguir hoy las pautas establecidas por las leyes de cada pais, Hay primero quer evisar la ley del pais sobre matrimonios y con eso como base, elaborar la BODA ajustada a los principios de la misma Torah. Esto se hace siguiendo los pasos que dice el berit Kjdashá donde se dice que "debemos respetar las leyes de nuestros gobernantes y autoridades, porque estan puestas por Elohe.
La idea errónea ha surgido porque no poseemos una descripción de una fiesta nupcial conectada con la época de Yahshua, sino colecciones modernas de material que intentan construir un mosaico conectado al margen de las alusiones dispersas encontradas en la literatura rabínica (la tradicion judia que esta llena de simbolismos). Hay evidencias de que estas colecciones de material son incompletas. Esto no es sorprendente en vista de la situación con respecto a las fuentes; el material es limitado y muy disperso, y la imagen es extraordinariamente variada; entonces y ahora, las costumbres de las bodas diferían de un distrito a otro; más aún, tras la destrucción del Templo, bajo el repetido impacto de los desastres nacionales, los judíos sufrieron grandes restricciones; pero sobre todo, los informes ocasionales que poseemos están muy distribuidos en el espacio y en el tiempo: en el espacio vienen de Israel y Babilonia, mientras que en el tiempo se extienden en muchos siglos. Las bodas actuales judias estan llenas de tradicionalismo, que en si algunas cosas no son malas, porque no atentan ni contradicen la misma Torah, debemos ser cuidadosos a la hora de elegir como hacerlo, sacando todo aquello QUE INVALIDA LA MISMA TORAH.
El joven pretendiente solía acudir a casa del padre de la novia portando una gran suma de dinero, un contrato de esponsales, llamado shitre erusin (redactado por las autoridades y costeado por el futuro novio), y un pellejo de vino. Hoy dia eso se conoce como DOTE. El novio debe demostrar que puede sostener el matrimonio, debe tener la base de una estabilidad economica que pueda ser de "provision" para la esposa y futuro de sus hijos. Tambien debemos comprender el mundo de hoy que con tanta crisis las cosas son mas dificiles para los nuevos matrimonios, pero basandonos en la base primordial, el esposo debe tener claro que puede hacer frente para llevar el sostenimiento de la familia. El contrato del cual se habla, tiene como referencia, EL COMPROMISO ESCRITO ANTE LA LEY DE CADA PAIS de que los dos estan de acuerdo con dicha union.
En cuanto entraba en una casa un joven portando estas cosas ya se sabía a qué venía (lo que hoy se llama PEDIDA DE LA NOVIA POR EL NOVIO). Entonces el pretendiente discutía con el padre de la chica y con los hermanos mayores el precio acordado para poder desposar a su hija (esta parte es muy hermosa, porque es cuando el novio llega a casa de los padres de la novia a pedir su mano). El coste solía ser de al menos doscientos denarios para una doncella y cien denarios para una viuda, mientras que el consejo sacerdotal de Yahrusalaim fijó cuatrocientos denarios para casar con la hija de un kohen. Por supuesto, estas cifras indican sólo el mínimo legal de ese tiempo, pues hoy dia, eso ya no se exige en las leyes de los paises, y podían ser aumentadas a voluntad (hoy se pide que el novio demuestre que puede mantener a su esposa). Si finalmente el padre accedía, bebía con el pretendiente un trago de vino, y se invitaba a la hija a pasar. Si la hija accedía (rara vez se opondría a un acuerdo previo del padre), entonces había acuerdo, y la hija y el pretendiente sellaban su acuerdo de esponsales bebiendo de misma copa de vino, mientras se pronunciaba una bendición por parte del padre de la novia (esta costumbre aunque no es exigida por los paises no es malo hacerlo, porque esto demuestra que la familia de ella estan de acuerdo en dicha union.
Desde ese momento y hasta doce meses después tenían lugar los esponsales. El momento del inicio de los esponsales se marcaba con un regalo de boda (lo que hoy se conoce como la entrega del anillo de pedida)(o mohar, Bereshit 34 12, Shemot 22 17, 1 Sam 18 25). Desde el momento de los esponsales (el sellamiento entre las familias o novios cuando el novio va a pedir a la novia), la novia era tratada como si realmente estuviera casada (esto es de suma importancia tenerlo en cuenta. pues en Israel, desde ese momento ya se consideraban esposos pero sin haber unicon conyugal aun). La unión no podía disolverse excepto por un divorcio legal en Israel (esto en los paises actuales no es valido, pero nosotros en esto debemos actuar en conformidad a la Torah, osea, que si se quieren separar antes de la boda deben entregar carta de divorcio como si ya estuvieran casados a la novia); el incumplimiento de la fidelidad era tratado como adulterio (pues era incumplimiento de un trato, una promesa que se hacia delante de la familia y de Yahweh); y la propiedad de la mujer pasaba virtualmente a ser del esposo, a menos que expresamente renunciara a ello (los regalos, y la entrega de la DOTE quedaba en la novia). Pero incluso en caso de él era el heredero natural.
Después del contrato de esponsales los novios continuaban separados cada uno en la casa de sus padres (aunque estuvieran casados delante de Yahweh no se les permitia estar viviendo en la misma casa). Durante este período la novia se preparaba para su futuro papel de esposa y el novio se encargaba de conseguir el futuro alojamiento para su mujer, que podía ser incluso una habitación dentro de la casa de los padres.(Esto depende del estado economico en el que vivan, segun sus posibilidades)
Finalmente llegaba el día de la boda (nissuin):
El matrimonio (el compromiso que se hizo delante de la familia y de Yahweh) seguía después [de los esponsales] tras un período más o menos largo, los límites de los cuales estaban fijados por la ley de Israel, (hoy dia ese tiempo lo deciden la misma pareja). La ceremonia en sí consistía en conducir a la novia a la casa del novio, con ciertas formalidades, la mayor parte datadas de tiempos antiguos. El matrimonio con una doncella se celebraba comúnmente por la tarde de cualquier dia laboral (NO SHABBAT NI FIESTAS DEL ETERNO), lo cual dejaba los primeros días de la semana para los preparativos, y permitía al marido, si tenía alguna acusación en contra de la supuesta castidad de su prometida, realizarla de inmediato ante el sanedrín local, que se reunía un dia de la semana (hoy dia esto se conoce como el periodo en que se anuncia publicamente el enlace y se pide si alguien tiene alguna objecion a esta union que la presente). Por otra parte, el matrimonio con una viuda se celebraba tambien de forma semejante por la tarde, lo que dejaba tres días de la semana “para gozarse con ella”.(la alegria de la preparacion de la boda)
Las procesiones previas a la ceremonia constituían una parte importante del ritual:
A última hora de la tarde los invitados se entretenían en la casa de la novia (ajustando todas las cosas y preparativos, regalos que recibian etc). Después de horas de esperar al novio, cuya llegada era repetidamente anunciada por mensajeros, llegaba finalmente, media hora antes de la media noche, para encontrarse con la novia; iba acompañado de sus amigos (hoy dia se les llama padrinos; iluminado por las llamas de las candelas, era recibido por los invitados que habían venido a encontrarse con él. La comitivia de la boda se desplazaba entonces, de nuevo en medio de muchas luminarias, en una procesión festiva hasta la casa del padre del novio, donde tenía lugar la ceremonia del matrimonio y el agasajo. Como ven alli se celebraban las bodas en la casa del novio, pero se puede hacer en cualquier otro sitio, un lugar donde puedan estar todos reunidos.
En Yahudah había en toda boda dos amigos del novio (dos padrinos o testigos). Antes del matrimonio, actúan como intermediarios entre la pareja; en la boda ellos ofrecen regalos, asisten a los novios y les atienden en la habitación nupcial, siendo también los garantes de la virginidad de la novia. (Esta costumbre no existe en los paises de hoy, pero ya de eso se encargan las amigas de la novia y los amigos del novio, que estan ayudando en sus preparativos).
Con una ubrajot/bendición, precedida por una breve fórmula, con la que la novia era entregada a su marido, las festividades de la boda comenzaban (Hoy dia se hace delante de un roeh o moreh. Después la pareja era conducida a la habitación nupcial (cheder) y al lecho nupcial (chuppah) (Hoy dia se conoce como la noche de bodas en la cual los novios estaran solos en su primer encuentro conyugal). La novia iba con su cabello cubierto. (Hoy dia la novia debe ir con el cabello cubierto porque en la boda se haran tefilat y ubrajot por los novios y ella, como esposa debe tener su cabeza cubierta para esas ocasiones) El novio debe ir con la cabeza descubierta como es propio de un varon en Yahshua.
La costumbre del velo nupcial, sea para la novia sólo o extendido sobre la pareja, data de tiempos antiguos. Fue suprimida por un tiempo por los rabbís después de la destrucción de Yahrusalaim. Todavía más antiguo era portar coronas (Cant 3: 11; YeshaYah 61: 10; Yejezqel 16: 12), que también estuvo prohibido después de la última guerra judía (eso era por las circustancias del tiempo en israel). Palmas y ramas de mirto eran llevadas delante de la pareja, grano o monedas eran arrojadas sobre ellos, y la música precedía la procesión, a la cual era obligación religiosa sumarse si alguien se encontraba con ella (esto son cosas muy hermosas, el adorno del lugar donde van a contraer matrimonio, las flores, los petalos, etc). La parábola de las diez vírgenes, que con sus lámparas, estaban a la espera de la llegada del novio (Mt 25 1), está basada en una costumbre israelita y nos puede ayudar mucho en poder entender como eran realmente las bodas en ese tiempo. Pues, de acuerdo con las autoridades de Israel, tales lámparas sostenidas por bastones eran de uso frecuente (se usaban porque ellos no tenian luz electrica como nosotros, pero se puede hacer uso de lamparas de aceite o de velas), siendo diez el número siempre mencionado en conexión con las solemnidades públicas que habia en Israel, pero hoy dia en simbolismo se pueden usar si asi lo deciden 7 por las 7 convocaciones de Yahweh, pero no es un requisito sino un simbolismo. Las festividades del matrimonio duraban una semana, pero los días nupciales se extendían por todo un mes. (Hoy dia esto no es preciso pues la BODA se celebra en un solo dia)
Previamente a la boda, la novia debía purificarse debidamente en un miqwaoth o baño ritual. Por su parte, el novio debía preparar la habitación nupcial o chuppah.(La purificacion es necesaria tanto para la novia como para el novio) (Y quien prepara la habitacion nupcial son la novia y la madre de la novia que es quien habra dado consejos a la hija de todo eso) Aunque sea un poco diferente hoy dia, no hay base Escritural que diga que sea el novio quien prepare la habitacion nupcial, en nuestra sociedad es mas propio que sea las mujeres quien lo hagan.
La ceremonia, llamada kiddushin/Santificados, implicaba realizar un segundo contrato o kethubah. En este contrato se disponía de los llamados “amigos del novio”, dos testigos especiales que se encargan de atender a las necesidades de la pareja. Después de firmar estos testigos se llevaba el contrato a los padres de la novia. (Hoy dia es lo que se conoce como matrimonio civil que es exigido por las leyes de todos los paises en el cual se necesitan firmas dos testigos de parte de cada uno de los contrayentes, esto ya hace de forma aparte unos dias antes de celebrarse la boda) El contrato contenía las promesas que el novio se comprometía a realizar con su futura mujer.(Esto en estos tiempos se hace con la declaracion publica en la misma boda, pero es necesario que en los exponsorios, se haga un contrato de fidelidad escrito y firmado por dichos contrayentes)
Se pueden usar en las vestimentas del novio, el talit usado sobre sus hombros (pero sin cubrir su cabeza) es una tradicion moderna, pero es hermosa siempre y cuando, como siempre he dicho se usen de forma ordenada y en conformidad a la Torah.
Existe mucha tradicion hermosa y que no invalida la Torah, EN CUANTO A COMO CELEBRAR LA CEREMONIA, ESO DEPENDE DE CADA PAIS Y DE LOS GUSTOS DE LOS NOVIOS.
El uso de romper la copa por el novio es una costumbre NO UN MITZVOT y se hace recordando la tristeza que tienen los israelitas por la destruccion del Templo en el año 70. Es una tradicion, que en nada invalida la Torah, y se hace a gusto de los novios. (se envuelve una copa en una servilleta y se pone en el suelo y es pisada por el novio) SE DECLARA FELICIDAD A LOS NOVIOS.
Se lee en el enlace algunos pasuk de las escrituras siempre realacionados con la pareja .
Tambien se puede leer alguna ubrajor en hebreo que sera hecha por el roeh o moreh.
Después de la ceremonia, los novios se retiraban a su habitación nupcial, que previamente habría preparado el novio (hoy dia por la novia), o cheder, donde se dispondría de un lecho conyugal o chuppah. Aquí el novio entregaba unos regalos a la novia. (a esto se le conoce como NOCHE DE BODAS)
Durante una semana (aunque seguramente en ciertos distritos esta costumbre se acortara a unas pocas horas para no alargar en exceso la espera de los invitados) los novios permanecían todo el tiempo en la cámara nupcial, vigilada por los “dos amigos del novio”. Cuando el novio finalmente da una voz, entran los amigos y salen con la buena noticia de la consumación del matrimonio. En ese momento salen los novios del cheder, momento en que se ve por primera vez a la novia con el velo (badecken) descubierto.
Este hecho es recibido con gran regocijo por parte de los invitados, lo cual iniciaba la fiesta de la boda, donde se servía comida, se bailaba y se cantaba al son de la música (Tehilim 45:1-17). Las comidas exigían el uso de una gran cantidad de agua para realizar las frecuentes abluciones y lavatorios rituales. La fiesta duraba toda una semana, al término de la cual todos los invitados regresaban a sus casas. (Bueno esto hoy dia no se hace asi, pues todo se hace en un mismo dia, auqnue los rpeparativos de todo se hacian la semana antes del enlace)
Resulta significativo y conviene apuntarlo aquí que Yahshua utilizó con gran frecuencia las costumbres de las bodas como ejemplos para sus parábolas. Da la impresión de que Yahshua disfrutaba con estos eventos sociales, pues los utilizó en varios de sus discursos (Mt 25: 1-13, Mt 24: 45-51, Lc 12: 35-48, Lc 5: 33-35, Yonahan 3:26-30 que seria bueno leerlos bien para tener una vision mas amplia de como Yahshua veia estos eventos tan felices). El Maestro utilizaba con tanta frecuencia ejemplos sacados de las costumbres nupciales, que casi se pueden obtener más datos sobre estas costumbres de la BESORAT que de muchos tratados rabínicos que se escribieron posteriormente y que fueron introducidos en lo que se conoce como Talmud.
Como ven mis amados ajim hay una amplia oportunidad de saber como eran las bodas en ese tiempo y aplicarlas en todo lo que sea posible a nuestros dias.
 
EL DIVORCIO EN LA KEHILAJ DE YAHSHUA.
(TEMA completo para estudiarlo detenidamente)

¿Qué dice la Torah acerca del divorcio y el segundo casamiento? ¿Bajo qué circunstancias puede ocurrir un divorcio? ¿Se puede volver a casar alguien que sea divorciado? ¿Qué significa realmente "divorcio" en la Torah? ¿Puede ocurrir un "divorcio"
durante el período de compromiso de una pareja?
"HALAJÁ SOBRE EL DIVORCIO"
Estas son palabras textuales de Yahshua:
SEFER DE MATTIYAH  
“También se dijo: Cualquiera que se divorcie de su mujer, dele un séfer keritut (carta de divorcio).'(Devarim 24:1-4). Pero yo les digo que todo el que se divorcia de su esposa, a no ser por causa de fornicación, la expone a cometer adulterio; pues el que se case con la divorciada comete adulterio".
 
INTRODUCCION 1ª PARTE
Muchos ajim y "llamados de Yahweh" se preguntan estas cosas, y por lo general, no saben contestárselas correctamente y a menudo causando gran polémica en las kehilaj, y trayendo asi, pecados adicionales sobre sí mismos y sobre sus cónyuges:

¿Está permitido que un hombre se divorcie de su esposa por cualquier motivo? ¿Qué dicen las KITBÉ HAKODESH acerca del "keritut" y el segundo casamiento? 
¿Qué significa el pasuk del SEFER DE MATTIYAH?
¿Es lícito divorciarse en algunos casos? Si esto es así, ¿en cuáles? ¿Puede una persona divorciada ó adúltera volverse a casar, con quién, y bajo que circunstancias? ¿Puede (o tiene que) volverse a casar con su cónyuge original? ¿Qué desea revelarnos Avinu Yahweh, mas allá de lo presente y lo terrenal,
acerca del "keritut" y el matrimonio?

Hay muchas personas engañadas e infectadas con "mujeres espirituales" y sus falsas doctrinas, quienes a veces sin ninguna premeditación ni malicia propagan las doctrinas profanadas que han aprendido, CONTAMINANDO a otros ajim y "llamados" de la misma manera en que ellos antes fueron CONTAMINADOS.

A ellos y a todos vendría bien leer estos mensajes dirigidos a la verdadera Kejilah, y poder abrir sus ojos ante la Emet Kodesh y salir de sus propias contaminaciones. De hecho, ¡todos los llamados de Yahweh de estos tiempos ("los tiempos de los gentiles") entramos a la pureza y a la kadushá de la Kejilah, "sacados y traídos" de la fornicación y prostitución espiritual!

Dijo Nuestro Adon Yahshua repetidas veces: "Velad que nadie os engañe" pero muchas personas no entienden que el "nadie" en esta afirmación sobretodo nos incluye a nosotros mismos, y por tanto muchos velan no ser engañados por su prójimo pero no toman las debidas precauciones para protegerse de sus propios corazones engañosos. Escrito está: "engañoso por demás es el corazón de los hombres, y perverso; ¿quién lo comprenderá?" (Jeremías 17:9), "la intención del corazón del hombre ES MALA desde su juventud" (Génesis 8:21)

Procedamos a escudriñar este crucial tema conforme a la Escritura y via la asistencia del Ruaj Ja Kodesh.
¡Shalom a todos LOS TAMILDIM Y AMIGOS, dondequiera que se encuentren, y saludos afectuosos en el poderoso nombre de Yahshua Ja Mashiaj!

Amados hermanos, amigos y "llamados del Israel de Yahweh," antes de iniciar con este tema y contestar esas preguntas (o antes de ir a cualquier otro tema de las Sagradas Escrituras), ninguna respuesta verdaderamente inspirada por el Ruaj Ja Kodesh puede dejar fuera ningún componente doctrinal.

Al igual que antes que un juez de la corte pueda arribar a un veredicto, tiene que tomar en cuenta toda la evidencia del caso para no emitir un juicio equivocado; también nosotros--- dada la seriedad del asunto en torno a nuestro "llamamiento"---antes de llegar a un juicio y a una conclusión doctrinal, tenemos que sabiamente haber tomado en consideración toda la evidencia que Yahweh nos ha provisto en la Escritura Kodesh.

Dejar de hacerlo, amados míos y de Yahweh, puede causar que construyamos nuestros templos con materiales altamente combustibles que no aguantarían la prueba del fuego, o demasiado frágiles---que no soportarán las torrentes de aguas cuando venga la tempestad, en vez de estar edificándolos sólidamente en la Palabra inconmovible de Yahweh.

Vayamos armando el romecabezas doctrinal, amados amigos, hermanos y llamados en general, uniendo una a una todas sus piezas. En primer lugar, no importa la opinión ó el punto de vista que un ser humano tenga en el asunto del divorcio (o lo que diga la ley de las naciones), es siempre vital recordar las palabras de Yahweh consignadas en Malaquías 2:16ª:

“Yo ABORREZCO el divorcio-–dice Yahweh Elojim de Israel.”

Pero, ¿que significa "divorcio" en sí, según la Torah?

Es muy importante saber que la palabra divorcio significa primodrialmente "repudio de un cónyuge" por parte del otro, "separación permanente de un cónyuge." En segundo lugar---dado que el hombre está influído por Ja Satán---pueden exisitir razones válidas y no-válidas para el divorcio.

Básicamente, Yahweh ABORRECE EL DIVORCIO, como ya vimos. De acuerdo con la Escritura Kodesh, en el Plan Maestro de Yahweh es Su Voluntad que el matrimonio sea un compromiso "de por vida." Tengamos en mente que El tiene planificado un matrimonio "de por vida" para nosotros. Podemos conocer Su mente kodesh, celestial y suprema, a través de los mandatos mas elementales y terrenales que aparecen en la Torah.

“Así que ya no son dos, sino UNO solo. Por tanto, lo que Yahweh ha unido, que no lo separe el hombre” (Mateo 19:6)

Esta afirmación de por sí sóla parece indicar que es la Voluntad de Yahweh dar un ROTUNDO "NO" a cualquier forma de divorcio que el hombre se proponga.

Sin embargo, ¿es esto así?

¿Es esto TODO lo que la Escritura tiene que decir respecto al matrimonio, o al divorcio?
Generalmente hablando, la Plabra NO nos es dada en un sólo versículo, pasaje o libro de la Escritura Kodesh. Llegar a la Verdad no siempre es cuestión tan sencilla como citar de un solo texto bíblico, preciosos míos. ¡Un rompecabezas no se arma poniendo tán sólo una de sus piezas! Afirma Yahweh que la Verdad nos será dada así:
"Porque será mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea tras línea;
un poquito aquí, otro poquito allá; porque será en hablar de tartamudos, en lenguaje extranjero, ¡que así hablará (Yahweh) a este pueblo!" (Isaias 28:10-11)

Ya muchas veces antes hemos hablado de este fundamental principio que no podemos ignorar si realmente queremos escuchar como Yahweh ha decidido hablarnos. Gran parte de la razón por la que la gente llega a tantas doctrinas distintas respecto al mismo tema, se debe a que no obedecen estos fundamentos básicos.
Yahweh realmente NO QUIERE EL DIVORCIO, queridos míos, así como tampoco aprueba el pecado de ninguna clase. Ese es Su sentir. Pero la Verdad no termina ahí. Existen muchas cosas dentro de Su Plan Maestro que Yahweh no necesariamente APRUEBA, pero que PERMITE por algún motivo. Por ejemplo, El permite que ejerzamos libre albedrío para probarnos. Luego El toma medidas para lidiar con la situación si se sale de control.

Yahweh comprende muy bien que habrá casos en que el pecado y el divorcio lamentablemente e inevitablemente van a ocurrir dentro de Su Pueblo, y esto se debe básicamente a que un matrimonio invariablemente involucra a dos seres humanos pecadores---y pese a ambos poder estar procurando andar obedientemente en Torah---uno de los cuales en algún momento podría hacer un mal uso de su libre albedrío y transgredir alguno de los mandamientos diseñados respecto a preservar la unidad y kadushá matrimonial:

"No adulterarás" (ó "No fornicarás") y "No codiciarás la mujer de tu prójimo, etc.".

Es debido a esta desgraciada ocurrencia que en el Tanakj ó Antiguo Pacto (el mal-llamado "Antiguo Testamento" de la iglesiandad), Nuestro Abba Yahweh estableció algunas leyes adicionales a fin de proteger los derechos de los divorciados---especialmente los de las mujeres (Deuteronomio 24:1-4). Algunos hombres estaban abandonando a sus mujeres sin un motivo válido, aprovechándose de que la Ley hablaba en términos muy generales, y Yahweh puso remedio a ésto.

"¿Está permitido que un hombre se divorcie de su esposa por cualquier motivo?"---dice la Escritura que preguntaron los fariseos al Mashiaj Yahshua.

Yahshua Ja Mashiaj señaló que aquellas leyes fueron dadas al Pueblo "a causa de la dureza de los corazones de la gente," más no porque fueran el deseo expreso de Yahweh (Mateo 19:8). El Tanakj y el Berit Kjadashá demuestran que Yahweh añadió "cláusulas" y detalles adicionales a la Ley, magnificándola "debido al aumento" en las transgresiones por la "dureza de sus corazones."

“Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así.”

Originalmente no era así. El divorcio no era tan común antes como lo fue después.

El apóstol Shaul, experto conocedor de la Torah tras su conversión al Mashiaj Yahshua, hace eco a esta enseñanza en la Carta a los antiguos hermanos Gálatas (hoy por hoy los modernos hermanos "Galos, Gallegos, Galeses, Celtas," etc., profusamente dispersos y mezclados por casi todo el mundo occidental, y dicho sea de paso, entre ellos estamos nosotros---aunque el Pueblo de Yahweh es escogido en términos espirituales de acuerdo a su fidelidad y no sólo a base de su origen étnico), capítulo 3, vers. 19:

"Entonces, ¿para qué fue dada la ley? ¡Fue añadida a causa de las transgresiones!"

Ahí está la respuesta dada en la misma Escritura, queridos míos. ¡A causa de las TRANSGRESIONES! (Y luego Shaul añade que nos fue dada "como tutora"---para que no nos perdiéramos a causa de nuestra contínua transgresión de la Ley. Recuerden que es por medio de la Ley que reconocemos lo que es el pecado.) Pero Yahweh tuvo que proveer detalles adicionales a la Ley---AÑADIRLE MAS PIEZAS AL ROMPECABEZAS---para que no dejar "huecos" que pudiéramos aprovechar para malinterpretarla y quebrantarla "a causa de la dureza de nuestros corazones."

Por eso al mandamiento de "No asesinarás," posteriormente le añadió el NO ODIARAS, porque espiritualmente-hablando, el odio también constituye asesinato. Muchos no estaban físicamente asesinando a su prójimo, pero debido a la dureza de sus corazones lo estaban odiando y haciéndole la vida imposible QUE ERA AUN PEOR, porque lo estaban "matando a cuchillo de palo," como quien dice. Y los pecadores se estaban saliendo con la suya, porque no había prohibición o reglamentación suficiente contra odiar al prójimo.

Específicamente, ¿a cuáles transgresiones del Pueblo nos estamos refiriendo nosotros aquí en este mensaje? ¿A transgresiones en referencia a qué...a asesinar...?

En este particular caso, a causa de las transgresiones referentes a la infidelidad conyugal y al divorcio, naturalmente. Yahweh le añadió otras piezas al rompecabezas, para reglamentar el divorcio. La gente no hacía caso que Yahweh aborrecía el divorcio, y se divorciaban comoquiera por cualquier razón...

El Pueblo se quería divorciar por cualquier pequeño motivo, sobretodo los hombres. Cabe decir que entre muchos de ellos NO EXISTIA UN AMOR VERDADERO.

Dicho sea de paso, tenemos un importante mensaje dedicado al amor, que vendría bien a todos leer, para edificación y depuración de sus templos, amigos y hermanos míos. Este mensaje lleva por título "DICE LA GENTE POR AHI 'DIOS ES AMOR'." Lo pueden encontrar en la siguiente página web "LAS FALSAS DOCTRINAS QUE LLEVAN A LA APOSTASIA DE LA KEJILAH" pinchando aquí. Si no funcionan los enlaces, busquen el titulo en google y aparecera. En él examinamos que mucha gente no sabe lo que está diciendo cuando cita esas palabras. La gente no sabe realmente lo que es el AMOR según Yahweh lo define. ¡No sea Usted una de esas personas!

Amados hermanos, amigos y "llamados" del Israel de Yahweh y de las naciones; antiguamente había personas que---al igual que hoy---buscaban cualquier pretexto para divorciarse de su cónyuge y casarse con otro, porque no conocían el verdadero AMOR. Primordialmente pensaban en ellos mismos, y no en sus mujeres ni en sus hijos. Este comportamiento humano no está justificado a ojos de Yahweh, pues provocaría una constante y logarítimica contaminación dentro del Pueblo. Yahushua deja claro que existe una relación entre el divorcio y el pecado de adulterio:

"Todo el que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio; y el que se casa con la que está divorciada del marido, comete adulterio." Lucas 16:18

Amados, ahí tenemos otra pieza del rompecabezas que queremos armar. Pero noten que en ese texto no se está hablando de personas que se divorcian a causa de la infidelidad de uno de los dos cónyuges. Ahí no se mencionan razones específicas. Ya antes Yahshua dijo (en Matt. 5:32) que la INFIDELIDAD era una causal legítima y aprobada por Yahweh para el divorcio/repudio. Ese fue el primer pasaje que citamos el iniciar este mensaje. Vayamos a verlo en la Escritura de una vez, amigos y hermanos míos, porque este nuevo pasaje es otra de las valiosas piezas del rompecabezas que Yahweh ha "regado" por toda la Escritura:

"Pero yo os digo que todo aquel que repudia (divorcia) a su mujer---A NO SER por causa de infidelidad---le causa cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una mujer divorciada, (también) comete adulterio." Mateo 5:32

En otras palabras, en Lucas 16:18 Yahushua no se está contradiciendo con lo que dijo en Mat 5:32. En Lucas 16:18 Yahushua se está refiriendo a quienes se divorcian por cualquier otro motivo o sin motivo válido---A DIVORCIADOS QUIENES TODAVIA NO HABRIAN COMETIDO NINGUN ADULTERIO, sino que lo cometerían como consecuencia directa de mas tarde haberse casado ilícitamente con otras personas.

Noten también que ahí en Lucas 16:18 se habla de otras personas en adición a las dos personas divorciadas. Tanto en este pasaje como en el que citaremos próximamente, vemos que el divorcio QUE NO HA SIDO causado como resultado directo del adulterio de una de las dos partes, PROVOCA EL ADULTERIO NO TAN SOLO DE LOS EX-CONYUGES, SINO TAMBIEN DE TODOS LOS FUTURAMENTE ENVUELTOS CON ESAS PERSONAS DIVORCIADAS.
"...todo aquel que repudia (divorcia) a su mujer---a no ser por causa de infidelidad---le causa cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una mujer divorciada, (también) comete adulterio," ES LO QUE DICE MATEO 5:32
Amados, Yahweh dice por boca de Yahshua Ja Mashiaj que si un hombre se divorcia de su mujer por cualquier otra causa no-válida---y la única razón válida es la INFIDELIDAD---indirectamente expone a que su mujer se busque a otro hombre como marido, y que a raíz de esto surja un problema aún mas grave. El resultado de esto es que tal mujer---que habiendo sido decente, y que pese que hasta ahora sido sexualmente fiel a su marido, su primer marido comoquiera ha insistido en divorciar ilícitamente "por la dureza de su corazón"---y tras haber sido injustamente repudiada y abandonada por el primero, la mujer se ha buscado a otro hombre como segundo marido; y ha tenido relaciones con él---las que claramente Yahweh considera relaciones adúlteras.

¡El asunto se ha complicado bastante ahora que el círculo matrimonial se ha abierto debido al pecado---"gracias" a la necedad e iniquidad del primer marido! Y todo este lío, que muy bien se pudo haber evitado, ahora se ha magnificado, ¡por la mujer fiel haber sido abandonada ilícitamente por su marido original! Esto es lo que dice Lucas 16:18:

"Todo el que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio; y el que se casa con la que está divorciada del marido, comete adulterio.
Amados, lo que Lucas 16:18 presenta es que ese hombre que antes no había cometido adulterio, en efecto ahora cometió adulterio según Yahweh, por haberse divorciado ilegítimamente de su esposa, y por haber estado con otra mujer íntimamente que no es propiamente su esposa. Ahora se agravó la situación.

Ahora su marido original---si es que antes de que su mujer se hubiera entregado a otro hombre, no se había casado todavía con ninguna otra mujer---podría alegar que su mujer tuvo relaciones fuera del matrimonio con ese otro hombre, y alegar ella haber sido la que fue infiel. Ahora él podría tratar de "virar la tortilla" a su favor para echarle la culpa del divorcio de ambos a ella, y legitimizar su propia inrectitud. Yahushua pone remedio a esta potencial situación, ordenando que tal mujer no se case y que nadie se case con ella.

Recordemos que mientras ninguno de los dos cónyuges haya sido infiel al otro, a ojos de Yahweh siguen estando casados, AUNQUE UNO LE HAYA DADO CARTA DE DIVORCIO AL OTRO, y aunque estén separados. "Lo que Yahweh unió, el hombre no lo puede separar." No olvidemos eso. Por esta razón, ninguno que se haya separado de su cónyuge ilegalmente a ojos de Yahweh, se puede casar con otra persona. NINGUNO, porque cometería pecado de adulterio. Es lo que dice el texto en Matt 5:32. Ahora bien, Yahweh permite que un matrimonio se separe en casos de un cónyuge incrédulo que le haga la vida imposible al creyente (“Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Yahweh"), pero no permite las segundas nupcias; y en casos obvios en que el matrimonio se haya realizado bajo circunstancias fraudulentas o engañosas que anulen el voto hecho entre ambos. El engaño como tal se considera como un tipo de infidelidad, y la parte afectada queda libre para contraer segundas nupcias. De otra forma, un repudio/divorcio ilegítimo puede terminar en adulterio, como ya hemos visto:

"Todo el que repudia (divorcia) a su mujer, a no ser por causa de infidelidad, la hace cometer adulterio." Matt. 5:32

Aunque posteriormente su marido se dé cuenta de su error y se arrepienta de haberla abandonado frívolamente e injustamente, pregunta Yahweh, "¿volverá él a ella," tras ella haberse allegado a otro hombre?

¿Ustedes que creen, amigos míos? ¿Podrá un marido volver a la que fué su mujer? Y sobretodo, ¿querrá y podrá ella volver con él estando ahora con otro hombre?

En otras palabras, la pregunta de Yahweh nos plantea, ¿cómo se podría resolver este asunto? ¿Tendrá alguna solución?
¿Es esto algo que se puede remediar fácilmente, dando simple marcha atrás a lo ocurrido, y "casando" uno con el otro nuevamente, a los dos cónyuges ilegítimamente divorciados---tras haber adulterado con otras personas...? ¿Es esto posible, práctico y conveniente...?

"Yahweh dice: Si un hombre repudia (divorcia) a su mujer, y ella se va de su lado y se allega a otro hombre, ¿volverá él a ella? ¿No quedará esa tierra totalmente profanada?" Jeremías 3:1

Normalmente ese hombre ya no podrá volver con ella, queridos míos, ¡por ella haberse entregado a otro hombre, aunque haya sido por culpa de su propio marido! Ese marido ya no se puede arrepentir de su error!

¿Por qué no se puede arrepentir?

¿Por qué no puede poner remedio a esta situación? No puede, amados míos, porque no importa cuanto "llore y grite y patalee," ¡él no puede hacer que su ex-esposa y su actual marido se arrepientan y den vuelta atrás al adulterio que han cometido! ¡El no puede des-hacer el hecho que esos dos ya han tenido relaciones sexuales y se han hecho "una sola carne"! Por eso es que este pecado es tan grave, y por eso la Torah nos enseña que hay que evitarlo, y estos versículos nos dicen como se puede evitar.

La Escritura también dice que cuando Esau vendió su primogenitura a Yaacob por un plato de lentejas, mas tarde se arrepintió, pero aunque la procuró con lágrimas, todo fue en vano, amigos míos.

¿Por qué no le valió su arrepentimiento?

Porque, simple y sencillamente, ¡Esau ya no podía cambiar las palabras que su padre Ytzaak había pronunciado! ¡El ya no podía cambiar la bendición que su padre les había dado, por mas que se arrepintiera! De manera que a veces "arrepentirse" de algunos pecados no puede ser tan fácil como creemos. Y el caso del hombre que pudiera volver con su ex-esposa luego de un adulterio tras un divorcio ilegítimo es uno de estos casos.

Generalmente hablando además, el mero hecho de un hombre sencillamente saber que su mujer ha estado con otro hombre, hace que el hombre repudie a esa mujer en su corazón y que no la desee mas como su esposa, aunque lo que sucedido haya sido enteramente por culpa suya; aparte de la existente realidad innegable de que ella ya ha dejado de ser suya por su propia determinación---porque desde que su marido original la abandonó, ahora ella le pertenece a otro hombre. Esta es una realidad que no se puede ignorar, y es una situación a la que no es fácil dar vuelta atrás.

Amigos míos, es prácticamente imposible que dos personas en esa situación de separació se vuelvan a juntar. Y normalmente una mujer decente (como lo es una mujer ilegítimamente repudiada) tampoco comparte su corazón ni su lecho con dos hombres a la misma vez. Eso sí que normalmente no está en ella.

Yahweh preguntó: "¿volverá él a ella?" Y ya conocemos la respuesta, como también la conoce Yahweh. Esa mujer ya no va a regresar mas nunca con su marido original, ni tampoco él la va a querer retomar, ni tampoco el actual marido de ella se lo permitiría. (Aparte de esto, en la Torah hay un mandato específico al respecto de esto, que un poco mas abajo vamos a citar.) La respuesta es NO. Habrá sus excepciones, pero la regla general es que él no volverá a ella.

Luego Yahweh nos pondera la pregunta: "¿No quedará esa tierra totalmente profanada?," sabiendo que la respuesta es Sí, porque El lo sabe todo.

¿Por qué quedaría la tierra totalmente PROFANADA?

La respuesta es, porque donde hasta hace poco existía un matrimonio kodesh entre aquel hombre y aquella mujer decente, a ojos de Yahweh ahora existe un potencial foco de inmoralidad sexual---es decir, de fornicación, adulterio e infidelidad---que contamina a otras personas que se alleguen a los ilícitamente divorciados.

Ya antes vimos que Yahweh dijo que "si un hombre repudia (divorcia) a su mujer, y ella se va de su lado y se allega a otro hombre," él ya no regresaría más a ella y "la tierra quedaría totalmente profanada." Ahora veamos el por qué, y el pasaje en Mattityahj 5:32 nos arroja luz sobre este tema. Leámoslo otra vez.

"Pero yo os digo que todo aquel que repudia (divorcia) a su mujer---a no ser por causa de infidelidad---le causa cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una mujer divorciada, (también) comete adulterio." Mateo 5:32

Amados míos y de Yahweh, ya vimos que los ilícitamente divorciados, causan que terceras y cuartas personas también cometan adulterio, y que el pecado "se extienda por toda la tierra" dejándola "totalmente profanada."

Queridos míos, ¿ven ahora como el pecado se va multiplicando y llenando toda la tierra?

Dos personas casadas NO se pueden divorciar, ni mucho menos casarse con otras personas, A NO SER POR LA INFIDELIDAD DE UNO DE LOS DOS. Mientras no haya ocurrido tal INFIDELIDAD durante la relación, esa pareja que Yahweh unió SIGUE ESTANDO UNIDA---aunque el hombre y la mujer digan que no lo están. Por esta razón a los incrédulos que se separan no se les permite volverse a casar, y por eso la Torah recomienda que mejor es que NO SE SEPAREN.

Por ende, estos pasajes muestran que si un hombre repudia y abandona (divorcia) a su mujer por cualquier otra razón, y ella "se casa" con otro; ¡el marido original la hecho cometer adulterio con ese otro nuevo hombre! Y además, el marido original ha causado que ese otro hombre que "se casó" después con la que era su mujer, también cometa adulterio.

En consecuencia de esto, todos los hijos que esa mujer y ese otro hombre procrearán durante su relación, serían "hijos del adulterio," y también tendrían que arrepentirse para no recibir y perpetuar la maldición relativa a ese pecado.

Queridos míos, esto también nos enseña a nosotros los varones, que no debemos de casarnos con ninguna mujer ilícitamente repudiada por su marido, o que no sepamos su historial. Y enseña a toda mujer ilícitamente repudiada por su marido a que se abstenga de casarse con otro hombre para evitar que ambos caigan en un lazo de Ja Satán.

Ella debe de recordar que mientras su marido no se haya allegado a otra mujer, aunque se hayan separado, AUNQUE UNO HAYA REPUDIADO AL OTRO, el matrimonio de ambos no ha sido disuelto por Yahweh porque no ha ocurrido ADULTERIO, y que si ella se convierte en la primera en allegarse a otra persona, ella sería la principal culpable de infidelidad en su matrimonio, por haberse allegado y cometido adulterio con otro hombre---estando aún legalmente casada con su primer marido (según Yahweh lo ve). Pero esto no es todo, queridos míos.

En adición al pecado y las consecuencias que ya hemos visto, si el marido original divorció a su esposa ("no por causa de infidelidad") para casarse con otra mujer, que, digamos, "terminó gustándole mas," ¡entonces fue él quien cometió adulterio contra su esposa! Y si fue la divorciada la que se allegó a otro hombre antes de que su supuesto ex-marido cometiera adulterio con la otra mujer, ¡él fue quien causó que su esposa pecara de adulterio! Como dice la Torah:

"Todo aquel que repudia (divorcia) a su mujer---a no ser por causa de infidelidad---¡le causa cometer adulterio!"
Y consiguientemente, los hijos que ese hombre y esa nueva mujer tuvieren como producto de esa relación ilícita, serían también "hijos del adulterio."
Esas dos personas originales, que Yahweh antes UNIO en matrimonio y que eran KODESH, pero que el hombre decidió disolver y separar por su propia voluntad, ahora se han convertido en "un foco de infección" del pecado de adulterio para otras personas, porque el hombre no puede separar lo que Yahweh ha unido. (Y Yahweh dice que solamente la infidelidad previa puede disolver un matrimonio.) ¡Ahora ambos están diseminando el pecado de adulterio a terceras y cuartas personas, y a su descendencia! Para Yahweh, ambos equivalen a dos personas casadas, que se han allegado sexualmente a otras personas ajenas a su matrimonio.
Ese hombre que ilícitamente divorció/repudió a su mujer, ¡a raíz de su error ha arrastrado a otras personas al mismo pecado, queridos míos---y está haciendo que el pecado "se extienda por toda la tierra"!

Esto es lo que estaba sucediendo en el Pueblo cuando Yahweh le añadió estatutos a la Ley "a causa de las transgresiones" del Pueblo cada vez mas continuadas y diversificadas---iniquidad que lamentablemente parte del Pueblo moderno continúa cometiendo hasta al día de hoy, porque "no hay nada nuevo bajo el sol."

Desde aquellos entonces, queridos míos, la tierra estaba quedando "totalmente profanada," y esto se debía "A CAUSA DE LAS TRANSGRESIONES" de la gente---una de ellas EL DIVORCIO ILICITO. Tan "es así" lo que les digo, que la Torah confirma que incluso el propio Rey Dawid cometió adulterio, DESEANDO---y eventualmente CASANDOSE---con una mujer que ya era casada, y pone en evidencia que posteriormente las maldiciones por haber pecado recayeron sobre él y sobre sus hijos.
Antes de ir al relato de Dawid, queridos míos, vayamos un poco atrás para retomar los temas del divorcio y del segundo matrimonio desde el principio otra vez. Vamos a hacer como Yahweh decretó, y como hacía Yahshua y sobretodo como tanto acostumbraba Shaúl---que era un experto en esto---y vamos a repetir las cosas en otras palabras, en palabras de "tartamudos" o como nos las dé el Ruaj Ja Kodesh. La paráfrasis es una de las figuras del lenguaje mas comunmente empleadas en la Torah. La controversia de si el divorcio y el segundo casamiento están permitidos de acuerdo con la Palabra de Yahweh, gira principalmente alrededor de las palabras de Yahshua en Mateo 5:32 y 19:9.

Aparte del pecado de ADULTERIO del que se habla allí, enfáticamente se le menciona como UN MOTIVO (que además es el UNICO MOTIVO mencionado en la Torah) por el cual Yahweh permite el divorcio entre dos personas. Este motivo lo hemos venido discutiendo ya, queridos míos, pero seguiremos abundando en este importantísimo y controvertible tema a lo largo de este mensaje. DOS VECES Nuestro Amo y Rabí enfatiza allí la causal de INFIDELIDAD:
"Y yo os digo que cualquiera que se divorcie de su mujer, SALVO POR INFIDELIDAD, y se case con otra, comete adulterio."

"Pero Yo les digo que todo el que se divorcia de su mujer, A NO SER POR CAUSA DE INFIDELIDAD, la hace cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una mujer divorciada, comete adulterio."

Ahí tenemos los dos textos de Mateo. Estas son dos importantes piezas del rompecabezas, que no podemos desechar cuando lo estamos armando. La cláusula “excepto en caso de infidelidad conyugal” mencionada ahí es lo único específicamente mencionado en la Escritura Kodesh, que posiblemente tenga el permiso de Yahweh para provocar un divorcio que conduzca a las segundas nupcias del perjudicado. En los escritos del Pacto Renovado encontramos otras dos circunstancias específicas en las cuales Yahweh permite el divorcio, pero no así las segundas nupcias. Sólo el divorcio causado por el adulterio de una de las partes queda realmente anulado por Yahweh. Pero sorprendentemente, muchos intérpretes e indoctos (incluyendo algunos rabinos) entienden esta “cláusula de excepción” como refiriéndose a “infidelidad conyugal” solamente durante el período de “desposorio.”

¿Es esto realmente así, o es acaso ésta una falsa doctrina mas, astutamente diseñada por el enemigo de la humanidad para que algunos hombres religiosos machistas y de corazón entenebrecido pudieran cometer inmoralidad sexual durante el posterior matrimonio, sin que su atropellada y sufrida esposa jamás pudiera divorciarlos...? Si la cláusula de infidelidad conyugal solamente aplicase al desposorio (o ¨compromiso¨) como algunos falsamente alegan, entonces una pareja no se podría separar después de haberse casado...¡jamás!

En la costumbre israelita---así como en muchas otras culturas medo-orientales---un hombre y una mujer se consideraban CASADOS aún mientras todavía estaban comprometidos, es decir, “prometidos” en matrimonio el uno al otro---lo que se conoce como el período del "desposorio."

Debido a esto, algunos hombres religiosos asumen (de forma muy conveniente) que la inmoralidad sexual ocurrida durante este período de “desposorio” debería entonces ser la única razón válida para un divorcio, amigos míos---¡como si después de estar oficialmente casados fuese imposible que alguno de los dos cónyuges también pudiera cometer inmoralidad sexual o adulterio! (Algo totalmente absurdo, ¿no es así? Pero es lo que algunos indoctos creen y enseñan...)

Sin embargo, la palabra traducida como “infidelidad conyugal” es una palabra que puede significar cualquier forma de inmoralidad sexual. Esto puede significar fornicación, prostitución, adulterio, lascivia, promiscuidad, obviamente actos de sodomía y otras perversiones también, etc.

En esos dos pasajes, Yahshua el Mashiaj está diciendo que el divorcio está permitido por Yahweh, solamente si uno de los dos cónyuges se aparta de la kadushá del matrimonio para cometer algún tipo de inmoralidad sexual---lo que a ojos de Nuestro Abba Yahweh equivale a INFIDELIDAD. Cualquier otro divorcio puede terminar en adulterio sin una de las dos partes se casa posteriormente.

Pero pese a todo esto que hemos venido dilucidando, en esas palabras Yahushua no está diciendo que un matrimonio afectado por este mal (adulterio) quede FORZOSAMENTE OBLIGADO a divorciarse. Los pasajes que hemos leído no infieren eso. Tal desición quedaría totalmente en manos de la persona afectada, y si quiere perdonar al conyuge arrepentido. El consejo fundemantal sigue siendo:
"A los casados instruyo, no yo, sino Yahweh: que la mujer no debe dejar al marido." 1 Corintios 7:10

Eso sería lo ideal. Y vice-versa, amigos míos. El hombre tampoco debería dejar a su esposa. Ello está implícito en el pasaje, y es una enseñanza válida aunque no aparezca ahí de forma explícita. Pero se sobreentiende que esto se refiere a una separación causada por cualquier otro motivo que no sea por INFIDELIDAD, porque obviamente tenemos que armonizar este pasaje de 1 Cor. 7:10 con los textos hallados en Matt 5:5 y 19:19 que antes vimos. Una mujer nunca debe de dejar al marido y casarse con otro si el primero no le ha sido infiel, porque hacerlo la convertiría a ella en una adúltera.
Para arribar a la sana doctrina---cualquiera que sea---y "armar el rompecabezas" de la Verdad Kodesh; no podemos dejar nada afuera, queridos míos. TENEMOS QUE ACOMODAR TODAS LAS PIEZAS QUE NOS DA LA TORAH---porque entonces mas adelante en nuestro andar, al encontrar otros pasajes relacionados, se nos derrumbaría todo el edificio que hemos construído utilizando uno o dos versículos nadamás. Ese templo se vendría abajo en una tormenta.
Aprovecho para recalcar algo que Isaias 28 menciona. Como ya mencionamos hace un rato, hay enseñanzas que están implícitas en la Torah. No aparecen claramente escritas, porque adrede Yahweh nos las está hablando así---"como en balubecos" o "como tartamudo." Muchas de estas cosas que hasta ahora hemos estado hablando en este mensaje, aplican por igual al hombre y a la mujer. Los matrimonios deben de permanecer unidos, y está de parte de AMBOS cónyuges, hacer todo lo posible por mantenerse puros y purificarse cuando no lo estén. Las relaciones sexuales "como tales," son una parte integral del vínculo marital del tan conocidísimo y decretado: “y serán una sola carne” (Génesis 2:24; Mateo 19:5). Y también de Efesios 5:31, que dice:

«Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser UN solo cuerpo.»

Los dos llegan a ser un solo cuerpo. Y continuando con la lectura de ese versículo, vemos que el apóstol Shaul le añade un poco mas de profundidad y de revelación a este pasaje, cuando afirma que aquí hay un MISTERIO:
"...se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser UN solo CUERPO. Esto es UN MISTERIO PROFUNDO; yo me refiero al Mashiaj Yahshua y a la Kejilah."

Shaul está "yendo mas allá" de lo carnal y de lo obio en se versíciulo, y está refiriéndose a las aplicaciones espirituales, superlativas y finales de ese interesante y revelador pasaje. Shaul está viendo un matrimonio a nivel espiritual que envuelve a la Kejilah ó Asamblea encabezada por Yahshua Ja Mashiaj.

Por tanto, a nivel elemental humano, una ruptura de ese kodesh vínculo matrimonial (causada por el haber practicado relaciones sexuales fuera del matrimonio, lo cual Yahweh ha decretado que constituye INFIDELIDAD), muy bien podría ser una razón de peso y una totalmente lícita para el divorcio a nivel terrenal o celestial, y en efecto a nivel humano y terrenal LO ES---tal y como lo acabamos de comprobar con la misma Palabra Kodesh
¿Y QUE en cuanto al nivel celestial y espiritual?

Amados, hagamos una ligera digresión para explicar por qué Shaul menciona que este mismo principio aplica a la Kejilah. A nivel espiritual la infidelidad hacia nuestro Novio y futuro esposo Yahushua también consituye una razón válida para el divorcio. Recordemos que Yahweh nos da las cosas terrenales como figura de las espirituales. A través de las terrenales, podemos entender las espirituales, y vice-versa. También escrito está:

"¿Qué es lo que fué? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? ¡Lo mismo que se hará: y nada hay nuevo debajo del sol!"

Las cosas que serán, las podemos entender mediante las que ya fueron. Nada hay NUEVO. Si Yahweh lo ha dicho, es porque así es y será. El no habla osciosamente ni con vacilación. ¡No se engañe ninguno de Ustedes, porque el enemigo es muy astuto y quiere al Pueblo Kodesh muy INGENUO y CONFIADO! El no quiere que entendamos las cosas espirituales de Yahweh por medio de las terrenales.

A nivel espiritual/celestial, Yahshua "el Esposo," técnicamente-hablando, tiene el permiso y la autoridad del Padre Yahweh para DIVORCIAR ó para REHUSAR DESPOSAR a cualquier persona "llamada" a quien, llegado el momento, ¡El haya considerado que le haya sido INFIEL! ¡Ni mas, ni menos!
pese a Su gran paciencia y misericordia, la Escritura indudablemente muestra que finalmente Yahshua así lo hará, y que tras haber emitido serias advertencias a Su futura "esposa," trágicamente NO desposará a LA MISMA MITAD de las vírgenes, quienes---pese a haber rehusado escuchar UNA TRAS OTRA las advertencias para de-contaminarse y serle fieles---¡neciamente estarán esperando que El efectúe unas nupcias con ellas! (Ver "Parábola de las Diez Vírgenes" en los evangelios).
La famosa "Parábola de la Gran Cena" explicada en Lucas 14:15, confirma que sin duda alguna Yahshua dejará fuera de las Bodas a los infieles. Esta es otra de las formas en que Yahweh nos habla "en lenguaje ajeno al original nuestro." El usa muy ingeniosamente la símil, la alegoría, la ironía, la parábola, la paráfrasis, la metáfora, y otras figuras del lenguaje.
Yahshua empieza el relato diciendo que un Amo mandó a Su criado a invitar a muchas personas a una GRAN CENA; pero, extrañamente, algunos de esos primeros invitados no le mostraron al criado suficiente interés en asistir a tan importante evento, y el criado así se lo informó a Su Amo.

¿Cuál fue su reacción? Veamos:
"Entonces el Amo se enojó, y le dijo al criado: “Ve pronto por las calles y los callejones de la ciudad, y trae acá a los pobres, a los inválidos, a los ciegos y a los cojos.” Más tarde, el criado dijo: “Amo, ya hice lo que usted me mandó, y todavía hay lugar.” Entonces el Amo le dijo al criado: “Ve por los caminos y los cercados, y obliga a otros a entrar, hasta que se llene mi casa. Porque les digo, que ninguno de aquellos primeros invitados, comerá de mi cena.”
Preciosos míos, aquí hemos presenciado el profetizado futuro divorcio a nivel espiritual/celestial, entre Yahshua/Yahweh y parte de Su Pueblo. Ciertamente, a través de las parábolas de "la Gran Cena" y de "las Diez Vírgenes," desde ahora podemos ver que efectivamente Yahushua "cumplió" lo que dijo: ¡se "divorció" de la parte infiel de Su prometida durante el período del "desposorio," y se consiguió como esposa a "otra mujer" que le resultó serle verdaderamente fiel! La enseñanza ahí es clara, ¡no hay mas que buscar!
Yahshua ciertamente está comprometido con Su vírgen "Novia," queridos míos---como ya sabemos porque El nos lo confirma así---pero si durante el noviazgo Su Novia le resulta infiel, Yahshua está en todo Su derecho de repudiarla.

¿Quién dijo que no, queridos míos?

¡Ya hemos visto con la Torah que la infidelidad es CAUSAL PARA DIVORCIO---y esto aplica tanto a nivel terrenal y físico, como a nivel celestial y espiritual!
Ciertamente Yahushua el Novio se puede "divorciar de una mujer adúltera," aunque todavía no se haya casado con ella.

¿Cómo se puede de alguien con quien todavía no se ha casado?

REPUDIANDOLA, queridos míos, tal y como se hacía en el antiguo Pueblo de Israel: REPUDIANDOLA Y REHUSANDO EFECTUAR LAS BODAS. Recordemos que la palabra original traducida como "divorcio" realmente significa "repudio." (Diga quien diga QUE ESTAS COSAS NO SON ASI, ¡QUE SEPA QUE ESTA ES LA PURA VERDAD REVELADA EN LA TORAH!)
Amados míos, y este divorcio ó repudio hacia una VIRGEN INFIEL para nada implica la comisión de ningún pecado por parte de Yahshua (porque afirma la Torah que "El nunca pecó"), y además porque eso es precisamente lo que la Escritura Kodesh revela que Yahshua el Novio ha prometido hacer---y es lo que lamentablemente tendrá futuramente que hacer CON CINCO DE SUS DIEZ VIRGENES infieles e incrédulas durante su desposorio, antes de efectuar Su retorno y celebrar Su Gran Cena y Bodas.
La Escritura afirma, revela, apoya y enseña todas estas cosas que hemos visto, preciosos míos. Pero el maligno Ja Satán y sus sheydim/demonios---quienes "tienen engañado al mundo entero"---y sus agentes humanos los FALSOS MAESTROS, y los bien intencionados pero CONFUNDIDOS maestros, y los "engañados y engañadores" que tanto abundan, A FUERZAS quieren enseñar al Pueblo que todas estas cosas NO SON ASI, para DESVIARLO y causarle la PERDICION (aunque no estén concientes de lo que están haciendo). Normalmente una persona engañada NO SABE que lo está. Y hay un dicho popular que dice que "el camino a la perdición está pavimentado de buenas intenciones,¨ y mas cierto no podríavisto, preciosos míos. Pero el maligno Ja Satán y sus sheydim/demonios---quienes "tienen engañado al mundo entero"---y sus agentes humanos los FALSOS MAESTROS, y los bien intencionados pero CONFUNDIDOS maestros, y los "engañados y engañadores" que tanto abundan, A FUERZAS quieren enseñar al Pueblo que todas estas cosas NO SON ASI, para DESVIARLO y causarle la PERDICION (aunque no estén concientes de lo que están haciendo). Normalmente una persona engañada NO SABE que lo está. Y hay un dicho popular que dice que "el camino a la perdición está pavimentado de buenas intenciones,¨ y mas cierto no podría ser.
De mas está decirles, que las cinco vírgenes futuramente REPUDIADAS, desde hoy están creyendo a Ja Satán sus mentiras y "medias-verdades."

¿Quién dice que todas estas cosas de las que habla la Escritura NO son así? ¿Quién se atreverá a afirmar lo contrario?

¡Nadie que tenga el Ruaj Ja Kodesh morando dentro de sí! ¡Sólo el enemigo de Yahweh y de la humanidad lo haría---pero tristemente él utiliza a otros seres humanos ingenuos y se aprovecha de ellos! Y naturalmente en la Kejilah también hay personas de corazón fiel que están genuinamente y temporalmente engañadas, y que cuando se topen con la Verdad Kodesh se darán cuenta y se podrán arrepentir y enderezar su camino. Dice la Torah que "el sabio ama la reprensión" y que prontamente "endereza su camino." Ahí está la prueba, y ahí se sabe quien es quien.
Nosotros sin embargo tenemos que ser pacientes y misericordiosos con ellos, pero también tenemos que defender la sana doctrina, queridos míos, y evitar que se propaguen mentiras---porque en la Kejilah somos "columna y sostén de la Verdad," y no de la mentira. Somos los que ante el Pueblo Kodesh sostenemos la Verdad Kodesh que nos ha sido dada por los Siete Rujot ó Espíritus de Yahweh.

"Yahweh no miente," como también es cierto que "la Escritura no puede ser quebrantada," queridos míos.
Todo lo escrito ahí es VERDAD, y tenemos que ver las cosas tal como Yahweh las ve, y en la totalidad de su contexto y sin dejar de tomar nada en cuenta; para no caer en un error y llegar a conclusiones falsas creyendo a "doctrinas cojas" (ó "medias-verdades") que no se pueden sostener en pie por sí solas.
Esto quiere decir que tenemos que asegurarnos de fundamentar todo lo que creemos en la totalidad de "la SANA DOCTRINA," y a estos efectos tenemos que buscar la Verdad según Yahweh nos la revela: "un poquito aquí, otro poquito allá," siguiendo el mandato en Isaías 28---aunque esto nos suene complicado---pero eso es lo que nos hemos buscado comectivamente como Pueblo debido a nuestra desobediencia.
Empero nada de esto es imposible, amigos míos. Buscar la Verdad es relativamente "fácil," si nos arrepentimos, y tenemos un corazón humilde, paciente y dispuesto a recibirla, porque escrito está que "Yahweh no despreciará a un corazón contrito," y también que "el Ruaj Ja Kodesh nos guía a TODA VERDAD" a través de la Escritura; y como bien menciona Isaías, lo hace ¡"hasta que caigamos de espaldas" y esto se debe a causa la enorme impresión al haberla finalmente hallado! Esto es precisamente lo que experimentan muchos de Ustedes que Yahweh ha traído a Su Kejilah, "columna y sostén de la Verdad," cuando inicialmente se topan con la Verdad pura e inadulterada de Yahweh revelada mediante sus humildes siervos y profetas.
Si vamos a hablar conforme a la Escritura, y a "vivir por toda palabra que sale de la boca de Yahweh" (como se nos comanda), entonces tenemos que aceptar que mientras Yahshua Nuestro Amo y Novio cumpla con la cláusula “excepto en caso de infidelidad conyugal,” El tiene todo el derecho de repudiar a cualquier infiel e impedirle entrar en Su reposo, y al hacerlo no cometería ninguna transgresión a la Torah---ni tampoco haría que su Novia repudiada cometa adulterio alguno, ¡porque ella YA HABRIA PERPETRADO EL ADULTERIO ANTES de haber ocurrido dicho divorcio!
¡La infidelidad o el adulterio persistente de las cinco Novias "insensatas," fue la razón y la causa del eventual repudio de parte de su Novio! ¡Fue la CAUSA, amados míos, NO la CONSECUENCIA! Yahshua SI que se divorcia de los infieles. Y aparte de todo esto que hemos visto hasta ahora, Yahshua además está en todo su derecho de "casarse con otra mujer" si así lo quisiese, y tampoco cometería ningún adulterio. ¿Quién quiere afirmar que esto no es así?

¡Lo acabamos de ver en las parábolas de las Diez Vírgenes, y de la Gran Cena hace unos minutos! Dijo Yahshua claramente ahí, "ninguno de aquellos primeros invitados, comerá de Mi cena”---refiriéndose obviamente a los invitados INFIELES, a los que estaban rehusando presentarse a la invitación que el Amo les había hecho a la Cena de las Bodas.

Y según el relato en la parábola, ¿que hizo Yahushua el Amo entonces, tras haber repudiado a Su Novia infiel?

¿Se quedó SOLTERO, amados míos? ¿Dejó vacías todas esas sillas reservadas a quienes lo despreciaron y no se presentaron...?

¿Qué dice en la parábola profética, que hizo Nuestro Amo y Novio...?

Los substituyó con OTROS INVITADOS NUEVOS. Lo dice claramente.

¡Se buscó a otros para que substituyeran a esa parte infiel de "Su Novia" y los sentó a cenar con El en las sillas que habían quedado vacantes, hasta que no quedó una sola silla desocupada! Amigos, Yahushua siguió el mismo principio que Su Padre Yahweh, queridos míos, porque ambos se rigen por la misma Ley, y ambos son UNO el uno con el otro. Nosotros también tenemos que ser UNO con ellos. Yahweh repudió a Su Pueblo en el desierto, por la dureza de su corazón e infidelidad, y nos dice a nosotros:

"No endurezcáis vuestros corazones como en la provocación, en el día de la prueba en el desierto, donde vuestros ancestros me pusieron a gran prueba y (...) por esta causa me enojé con aquella generación y dije (...) “¡Jamás entrarán en mi reposo!”

Y NINGUNO DE ELLOS ENTRó, queridos míos. Por tanto nos dice a nosotros HOY:

"Si oís hoy Su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la provocación. Porque ¿quiénes fueron aquellos que habiendo oído le provocaron? ¿No fueron ellos TODOS los que salieron de Egipto con Moisés? ¿Y con quiénes se disgustó...?

"¿No fue precisamente con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que no obedecieron? Y vemos que ellos no pudieron entrar debido a su incredulidad."

Nosotros tenemos que tener la misma mente de Yahweh y de Yahshua Ja Mashiaj, y no la del antiguo, incrédulo y desobediente Pueblo de Israel. De manera que un hombre que se haya quedado sin esposa por ésta haberle ofendido cometiendo pecado de fornicación con otro hombre, a ojos de Yahweh está totalmente libre de esa mujer adúltera y está en pleno derecho de REPUDIARLA y casarse con una mujer fiel, y de tener un matrimonio y un hogar kodesh. 
 
Yahshua Ja Mashiaj nos libera a los de Su Kejilah de la muerte en que antes nos encontrábamos. Antes de seguir, demos otro repaso. Analicemos una vez mas los pasajes, y asegurémonos de comprender lo que el Ruaj Ja Kodesh en Mateo 19:9 dice explícitamente y lo que dice implícitamente ("entre líneas"), y lo que no dice de ninguna manera:
"Cualquiera que se divorcie de su mujer, salvo por infidelidad, Y SE CASE CON OTRA, comete adulterio."

Aquí se habla de un hombre "X" o "Y" que se divorcie de su mujer. No se habla explícitamente de una mujer que se divorcie de su marido, pero lógicamente también está implícito que la enseñanza dada allí se puede referir a cualquier mujer que haga lo mismo que se expone en el texto. La Torah dice que hay UNA LEY para todos:

"Una sola ley habrá, una sola ordenanza, para vosotros"..."Una misma ley y un mismo derecho tendréis..."

Pero dentro de esta misma Ley básica no podemos olvidar que existan algunas leyes y cláusulas añadidas, dadas unas específicamente a los hombres, y otras a las mujeres. Por ejemplo, las leyes respecto a la cobertura del pelo y a la vestimenta de cada uno son diferentes, amigos míos. Pero la ley que regula el divorcio es una para ambos.

Los hombres y las mujeres indudablemente son iguales ante los ojos de Yahweh, pero no olvidemos que esto es así mientras cada uno cumpla con los deberes y responsabilidades legales reservados por El para cada uno. Nuestra fidelidad no nos convierte a todos en "hijos de Yahweh," preciosos míos---nos convierte en "Hijos" e "Hijas," dependiendo de nuestro género.

Entonces, aunque para SIMPLIFICARNOS la vida hayamos estado hablando---y seguiremos hablando---concretamente del caso "del hombre" al que Yahushua hace referencia arriba, tengamos en mente que el mismo principio también se aplicaría por igual a cualquier mujer. (Y esto tampoco es "añadirle ni quitarle" nada a la Torah.) Existen ciertas excepciones obvias a la regla general, pero para no andar divagando demasiado, algunas de éstas las tocaremos cuando terminemos de exponer nuestro punto. Veníamos diciendo que:
"Cualquiera que se divorcie de su mujer, salvo por infidelidad, Y SE CASE CON OTRA, comete adulterio."
Queridos míos, analicemos lo que Nuestro Amo y Soberano Yahshua claramente revela en ese pasaje: el que se divorcie de su mujer por cualquier otro motivo que no sea por infidelidad, no tiene la aprobación de Yahweh para divorciarse.

Es así de sencillo. Yahweh no considera tal matrimonio disuelto, porque su esposa no ha cometido ningún tipo de inmoralidad sexual que pueda considerarse como infidelidad o adulterio contra su marido. De manera que ese hombre sigue siendo, a ojos de Yahweh, UNA SOLA CARNE con su actual mujer.

Por ende, amados míos, si cualquier hombre en esa situación obstinadamente persistiere en abandonar a su esposa ("cualquiera que se divorcie de su mujer")---la cual NO HA cometido infidelidad ("salvo por infidelidad") y se casare con otra mujer ("Y SE CASE CON OTRA"), a ojos de Yahweh, tal hombre sería quien en efecto estuviera cometiendo adulterio contra su esposa abandonada ("COMETE ADULTERIO")!
Según lo vé Yahweh, queridos míos, ¡él sería quien estuviese cometiendo adulterio contra su mujer, porque ha dejado a su esposa fiel a un lado, y se ha allegado sexualmente a otra mujer! Es muy fácil de entender.
Entonces, a ojos de Nuestro Padre Yahweh, el pecado de infidelidad acabado de cometer por ese marido (al haberse casado con otra mujer), daría motivo genuino a esta repudiada y perjudicada esposa para divorciar "lícitamente" a su marido "por infidelidad."

También, volvemos a repetir (para que no hayan dudas), que se desprende del anterior texto que cualquier marido que se divorcie de su mujer según aprobado por Yahweh---es decir, POR INFIDELIDAD de su esposa---y que se case con otra mujer, NO COMETE EL TAL ADULTERIO que claramente afirma el texto que tal esposo cometería si él NO se divorciara de ella por dicha única “cláusula de excepción” ("INFIDELIDAD") provista por Yahweh.
La causal mencionada por Yahshua ("salvo por infidelidad") es la UNICA "cláusula de excepción" dada por Yahweh en la Torah. En ninguna parte de la Torah aparecen provisiones o instancias donde a la “parte culpable” de un divorcio (al cónyuge infiel/adúltero "contaminado") mientras permanezca impía se le permita volver a casarse con otra persona---y ciertamente tal concepto no es enseñado en este anterior texto.
Pero analicemos todos los ángulos, para tratar de no dejar fuera ninguna posibilidad. En todo caso, ¿a quién no se le permitiría volverse a casar tras un divorcio, amados míos? Leamos otra vez los pasajes paralelos en Mattityahj:

"Cualquiera que se divorcie de su mujer, salvo por infidelidad, Y SE CASE CON OTRA, comete adulterio."

"Pero Yo les digo que todo el que se divorcia de su mujer, A NO SER POR CAUSA DE INFIDELIDAD, la hace cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una mujer divorciada, comete adulterio."

Según habíamos dilucidado mediante el Ruaj Ja Kodesh y lo revelado en la Palabra, si un hombre se divorcia de una mujer por la INFIDELIDAD de ella, entonces su divorcio ha sido válido ante Yahweh, y él se puede casar con otra mujer que le sea fiel. Pero, contrario a su marido, ella no se puede dar en matrimonio a otro hombre, porque tras su pecado de infidelidad, ella ya no es vírgen ni está pura; pues habiendo todavía estado legalmente casada con su marido (a ojos de Yahweh) ya había sostenido relaciones sexuales (entrado en adulterio) con otro hombre---a quien también ella hizo cometer adulterio con ella, según la Torah. Ambos han transgredido la Ley y sus tecnisismos legales (posteriormente añadidos "a causa de las transgresiones.")
Ya ambos cometieron pecado en este caso (pecado de adulterio); y se tienen que arrepentir, como todo aquel que peque. Ninguno de ellos dos (la mujer divorciada y el que fue su amante y compañero de pecado) puede LEGITIMAMENTE llegar al matrimonio uno con otro, ni con otra persona, sin antes haberse arrepentido de su pecado de adulterio y haber sido hechos limpios por Yahweh. Y el primer marido también pecó y se tiene que arrepentir--- aunque él no se haya allegado a otra mujer---por haber repudiado ilegítimamente a su esposa, y causado todo este posterior lío.

El asunto podría tornarse aún mas complicado, queridos amigos y amigas.

Por ejemplo, si el hombre con quien esa mujer ilegítimamente divorciada pecó era casado, su esposa también lo podría divorciar, pero lícitamente en este caso, por él haber cometido adulterio con esa otra mujer ilegítimamente divorciada. Tiene pecado DOBLE: uno por ser un hombre casado y haber cometido infidelidad a su esposa, y otro por haberlo cometido con una mujer que también a ojos de Yahweh era casada. Ese hombre se tendría que arrepentir de su "doble pecado," para volver a ser hecho limpio a ojos de Yahweh.

Recalquemos nuevamente que la esposa de este hombre tiene la prerrogativa de perdonar la infidelidad de su marido SI EL SE ARREPIENTE, pero ella no está obligada por Yahweh a hacerlo. En todo caso, ella tiene base legal (en la Torah) para divorciarlo.

Sin embargo, queridos míos, si el hombre con quien aquella mujer (la casada e ilegítimamente divorciada---a ojos de Yahweh) cometió pecado de adulterio ERA SOLTERO; entonces esta mujer ahora genuinamente convertida en adúltera podría---obviamente tras haber sido repudiada y divorciada por su marido legal---casarse de nuevo. Pero con las siguientes condiciones, para no seguir "llenando la tierra de pecado." La primera de estas condiciones es la que ya mencionamos: tras su adulterio, su marido le tiene que haber repudiado o "dado carta de divorcio."

En segundo lugar, esta mujer divorciada y posteriormente adúltera se podría casar solamente con ese hombre con quien ella ya estuvo unida en una sola carne. Pero solamente si ambos se arrepintiesen del pecado que cometieron estando ella todavía legalmente casada con su primer esposo. Esta es la tercera condición. Y tenemos el caso del Rey Dawid Y Betsabé como ejemplo. Lo pueden corroborar en la Torah y con el mensaje que un poco mas abajo les tenemos publicado.

De esta manera---siguiendo todos estos parámetros---mantenemos el pecado bajo control, y confinado solamente a los ya envueltos en él, pues de otra forma el pecado tomaría el control de nosotros y se seguiría extendiendo---y "quedaría esta tierra totalmente profanada."

Recordemos el pecado que el Rey Dawid cometió al desear a (y fornicar en su alma con) UNA MUJER CASADA.
“Un día, al caer la tarde, se levantó Dawid de su lecho, y se paseaba sobre el terrado de la casa real, cuando vió desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa” (2 Samuel 11:2)
Amados, no entraremos en especulaciones sobre si esta mujer hermosa y voluptuosa, que era casada, se estaba exhibiendo a sabiendas de que el Rey la pudiera estar observando desde el palacio, o si no estaba consciente de ello. El asunto es ella que debió haber tomado mas precauciones para que nadie la pudiese ver desnuda cuando se estaba bañando, porque sin duda alguna el Rey Dawid la vió, y la deseó en su corazón.

Luego Dawid se aseguró de que el marido de esta mujer llamada Betsabé fuese asesinado, y procedió a "casarse" con la "ahora-viuda." Dawid cometió adulterio, queridos míos, y mediante su lujuria hizo que esta mujer casada también cometiera adulterio. El condujo a ambos al pecado, y lo planificó todo para que ambos terminaran en un mismo lecho. La prueba está en que la Torah lo confirma:

"Pero lo que Dawid había hecho fue malo a los ojos de YAHWEH” (2 Samuel 1:27)

Mas allá de todo esto, en este relato vemos que finalmente---y tras un profundo arrepentimiento (y una merecida, respectiva y proporcional serie de castigos)---Yahweh les permitió a ambos permanecer casados. ¡Ahí no hubo un divorcio, ni una separación tras el adulterio original, amados míos! En efecto, hubo un matrimonio entre ambos adúlteros. Ya se habían unido en una sola carne.

¡Efectivamente, Dawid y Betsabé permanecieron casados!

Por supuesto, con esto nadie está diciendo que tenemos que imitar el pecado del Rey Dawid, ¡de ninguna manera!, pero la enseñanza aquí es para quienes ya hayan incurrido en un pecado similar al de Dawid y de Betsabé, y la Torah muestra la mejor manera de remediarlo.

Amados míos, saber que lo que Dawid hizo que resultó ser "malo a los ojos de Yahweh,” nos invita a hacernos preguntas prácticas del tipo: ¿Por qué Dawid lo hizo? ¿Cómo Betsabé se dejó arrastrar?

¿Para qué aparecen descritos estos vergonzosos sucesos en la Escritura Kodesh? ¿Qué debo aprender de ellos, imitar o evitar...?
¿Cómo puedo aplicar esta enseñanza a situaciones similares...?

Ahora bien, algunas otras personas entienden 1ª Corintios 7:15 que habla específicamente de un cónyuge incrédulo, como otra “excepción” que permite un segundo casamiento si un cónyuge incrédulo se divorcia de un creyente. Sin embargo, el contexto no hace mención alguna de un segundo casamiento, sino que solamente dice que un creyente no está limitado a permanecer en un matrimonio, si un cónyuge no creyente le hace la vida imposible a su cónyuge y quiere abandonarlo. Sahul aconseja todo lo contrario:
"Si un hermano tiene una mujer que no es creyente, y ella consiente en vivir con él, ¡NO la abandone!" 1 Cor 7: 12
Y vice-versa. ¿Por qué no se debe abandonar al cónyuge no-creyente? La misma Escritura lo revela:
"Porque el esposo no creyente ha sido santificado por la unión con su esposa, y la esposa no creyente ha sido santificada por la unión con su esposo creyente. Si así no fuera, sus hijos serían impuros, mientras que, de hecho, son kodesh." 1 Cor 7:14

Otros demandan que el abuso verbal o físico al cónyuge o a un hijo son razones contundentes y válidas para el divorcio, aunque no están listadas como tales en la Escritura. Aunque éste bien pudiera ser el caso, nunca es sabio suponer sobre la Palabra de Yahweh al punto de estirarla demasiado.

Contrario al pecado de adulterio---al que no se le puede dar vuelta atrás tan fácilmente debido a las consecuencias y contaminaciones que arrastra---estos otros casos de violencia y abuso son situaciones serias, pero que muy bien podrían resolverse denunciándolas e involucrando a la parentela de ambos, a los ancianos de la Kejilah, ó---en el peor de los casos---a las autoridades civiles.

Algunas veces, los hermanos violan el mandato acerca de no contender con la Palabra inspirada, y el de no discutir por vana palabrería; y, quedando ciegos y perdidos en una discusión sobre que constituye exactamente la "cláusula de excepción" dada por Yahweh, ignoran que está el hecho de que lo que fuere que signifique ó no esa “infidelidad marital,” ésta es sin embargo un permiso de Yahweh para encausar un divorcio, y no un requisito ni un medio permitido por Yahweh para provocar el mismo.
Aún cuando se haya cometido adulterio, queridos míos y de Yahweh, una pareja puede tener la prerrogativa, por medio de la gracia o favor de Yahweh, de aprender a perdonar una infidelidad, y de comenzar a reconstruir su matrimonio. Esto queda a discresión de ambos cónyuges. Podemos usar el adulterio de un cónyuge para divorciarlo, o para perdonarlo.

Pero no ignoremos que Yahweh nos ha perdonado mucho más que eso a nosotros, habiéndonos llamado, para rescatarnos y descontaminarnos, y que queremos que El perdone nuestros pecados según nosotros perdonamos los pecados de nuestro prójimo. Con seguridad podemos seguir Su ejemplo, y aún perdonar el pecado del adulterio tal como El nos lo ha perdonado a nosotros (Efesios 4:32).
"¿No deberías tú también haberte compadecido de tu consiervo, así como yo me compadecí de ti?" (Matt 18:33)

"Porque si perdonáis a los hombres sus transgresiones, también vuestro Padre celestial os perdonará a vosotros." (Matt 6:14)

Yahweh perdona, preciosos míos, pero El perdona AL QUE SE ARREPIENTE. Sin embargo, en muchas instancias un cónyuge infiel permanece impenitente y continúa en un patrón hipócrita y repetitivo de inmoralidad sexual. Ahí es donde el peso completo de la Ley dada en Mateo 19:9 puede ser aplicado.

"Y yo os digo: Cualquiera que repudiare a su esposa, a no ser por causa de fornicación, y se casare con otra, adultera; y el que se casare con la repudiada, (también) adultera."

Algunos hermanos y "llamados" también cuentan demasiado rápido con el segundo casamiento después de pasar por un divorcio, cuando posiblemente el deseo de Yahweh sería que permanecieran solteros un tiempo mas, o incluso el resto de su vida. Algunas veces Yahweh invita a una persona a permanecer soltera, de manera que su atención a El no esté dividida (1ª Corintios 7:32-35).

Preciosos míos y del Cordero, el segundo casamiento después de un divorcio legítimo (dentro de los parámetros de la Ley de Yahweh) puede ser una opción viable en algunas circunstancias, pero ello no significa que esta sea la única opción. Uno o ambos de los ex-cónyuges pueden decidir voluntariamente quedarse solteros, aunque se hayan divorciado (legalmente) por la infidelidad de uno de ellos.

Resulta tan irónico como doloroso, que la tasa de divorcio entre la cristiandad sea casi tan alto como el del mundo incrédulo, y que algunos hermanos y "llamados" todavía estén siguiendo e imitando sus disoluciones. La Palabra Kodesh deja meridianamente claro que Yahweh odia el divorcio (Malaquías 2:16), y esa reconciliación y perdón deberían ser las pautas en la vida de un verdadero creyente (Lucas 11:4; Efesios 4:32).

No obstante, Yahweh reconoce que el divorcio inevitablemente se va a dar aún entre algunos de Sus hijos. Un creyente divorciado o vuelto a casar no debería sentirse menos amado por Su Padre Yahweh, aún si su divorcio o segundo matrimonio no estuvieran cubiertos bajo la determinada "cláusula de excepción" dada en Mateo 19:9.

¡Nuestro Abba Yahweh a menudo utiliza aún nuestra pasada desobediencia pecaminosa y sus consecuencias, para llevar a cabo una gran cantidad de cosas buenas! La infidelidad de un cónyuge, y el subsiguiente divorcio o perdón---dependiendo de lo que escojamos hacer---pueden ser unas de estas cosas que Yahweh usa para refinarnos.
"Y sabemos que a los que aman a Yahweh, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados."

Ciertamente, como comenta Shaul, mediante la Ley reconocimos el pecado, el cual de no haber sido por la Ley, ¡nunca hubiéramos reconocido! Hay muchas variaciones del pecado, queridos míos, y muchas diversificaciones de la Ley para lidiar efectivamente con el mismo. Pero para poder obedecer la Ley correctamente, tenemos que conocer la Ley en todos sus puntos, con todas sus cláusulas y excepciones. De otra manera, ¿qué podríamos entender del siguiente pasaje?

"A los casados instruyo, no yo, sino Yahweh: que la mujer no debe dejar al marido. Pero si lo deja, quédese sin casar, o de lo contrario que se reconcilie con su marido, y que el marido no abandone a su mujer." 1 Cor 7:10

Podríamos entender que Yahweh dice que nadie que esté casado---sea hombre o sea mujer---nunca debe de dejar a su cónyuge, ¡y mucho menos volverse a casar con otra persona!

Pero por definición, la Escritura no se puede contradecir a sí misma. En la Escritura también hay otros pasajes que afirman que bajo ciertas circunstancias o condiciones (específicamente INFIDELIDAD CONYUGAL), un hombre y una mujer se pueden divorciar, y cito nuevamente:

"Cualquiera que se divorcie de su mujer, salvo por infidelidad, Y SE CASE CON OTRA, comete adulterio."

Y si verdaderamente queremos arribar a la "sana doctrina" kodesh respecto al divorcio, no podemos dejar estos pasajes "colgando" como si no existieran. No podemos ignorarlos, ni tampoco utilizar un pasaje para anular otros. Yahweh no se puede contradecir, amados míos, El no podría decir "sí" y "no" al mismo tiempo a la misma doctrina.

De manera que tenemos que ser diestros y "saber dividir correctamente la palabra." Esto significa tomar toda la evidencia, encontra da "un poquito aquí, y otro poquito allá," y saber ARMONIZAR unos pasajes con otros. Tenemos que estar dispuestos a dejarnos corregir por el Ruaj Ja Kodesh cuando nos esté tratando de "guiar hacia toda Verdad."

Ya hemos visto que un hombre o una mujer kodesh, legalmente divorciados de un cónyuge infiel, se pueden volver a casar. Según la Torah, ¿bajo que otras circunstancias se puede volver a casar una mujer lícitamente?
"La mujer está ligada a su esposo mientras él vive; PERO SI EL ESPOSO MUERE, ella queda libre para casarse con quien quiera, con tal de que sea en Yahweh."

Ahí tenemos la respuesta. La muerte de su marido deja libre a la mujer para volverse a casar con otro creyente en Yahweh. Pero esto no habla de divorcio alguno, sino de viudez.

Pero, ¿a qué se refiere el Ruaj Ja Kodesh, cuando dice...
"...que la mujer no debe dejar al marido, pero si lo deja, quédese sin casar, o de lo contrario que se reconcilie con su marido, y que el marido no abandone a su mujer"...? 1 Cor 7:10

Se refiere a que los casados no se deben de abandonar unos a otros frívolamente, y que si lo han hecho, deben recapacitar y se deben de reconciliar; EN VEZ DE APROVECHARSE DE LA SITUACION PARA CASARSE CON TERCEROS, porque "lo que Yahweh ha UNIDO," no lo puede separar el hombre sino el mismo Yahweh....y Yahweh separa a dos personas casadas solamente si como mínimo, uno de los dos comete INFIDELIDAD.

De otra manera, queridos míos, los hijos de ambos serían "hijos del adulterio" y con el tiempo, "esta tierra quedaría totalmente profanada," como dijo el profeta Jeremías en 3:1. Si la mujer fuera como aquella samaritana que Yahushua entrevistó junto al pozo, en vez de ser kodesh, la tierra quedaría totalmente contaminada. Aquella mujer había tenido cinco "maridos" sin estar casada con ninguno de ellos, y ahora tenía un sexto hombre. Aparentemente para ella no había ninguna diferencia entre la mujer y el hombre, porque vivía sin ley alguna, y tal ve de forma inconciente ella estaba tratando de hacer lo mismo que un hombre que puede tener varias esposas, pero ella no podía tener varios esposos a la misma vez.

Espiritualmente- y potencialmente-hablando, el hombre y la mujer pueden ser iguales, y en efecto lo serán. Pero físicamente nadie puede negar que existan diferencias entre ambos.
En resumidas cuentas, amados míos, es mejor decir NO al divorcio al igual que dice Yahweh, y tratar de permanecer casados excepto en situaciones realmente graves como cuando haya infidelidad, engaño previo, o un cónyuge incrédulo le haga la vida imposible y mantenga en servidumbre al cónyuge creyente, recordando que solamente en los dos primeros casos se le permite al cónyuge engañado volverse a casar!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todah rabah por su comentario.